Ir al contenido principal

Las siamesas




El 26 de octubre de 1701 nacieron en Tzoni, en Hungría, dos muchachas unidas por la cintura, las quales vivieron veinte y un años: de edad de siete, las conduxeron a Holanda, a Inglaterra, a Francia, a Italia, a Rusia, y a casi toda Europa; y a los nueve años, un buen sacerdote las compró para ponerlas en un convento de Petersburgo (...) El Sr. Justo Juan Tortos, doctor en Medicina, dio a la Sociedad Real de Londres, el 3 de julio de 1757, una Descripción individual de estas gemelas, la qual había encontrado entre los papeles de su suegro, Carlos Rayger, que era el cirujano ordinario del convento en que vivían.
Una de estas gemelas se llamaba Helena, y la otra Judit (...) No tenían mas que un ano comun; y viendo a cada una de ellas de frente, quando estaban paradas, no se notaba que en nada se diferenciase de las demás mugeres. Como el ano era comun, lo era también la necesidad de ir a desahogar el vientre; pero para el paso de las aguas no sucedía así, pues cada una tenía sus urgencias particulares, y esto daba motivo a que hubiese entre ellas freqüentes disputas, pues quando la más débil tenía necesidad de detenerse, y la más robusta no quería, ésta se llevaba consigo a la otra a pesar suyo: para todo lo demás estaban acordes, pues parecía se amaban tiernamente (...) A los diez y seis años tuvieron sus evacuaciones periódicas, las quales continuaron separadamente en cada una. Acercándose a los veinte y dos años sobrevino una calentura a Judit, la qual se aletargó y falleció el 23 de febrero. La pobre Helena hubo de seguir la suerte de su hermana; y tres minutos antes del fallecimiento de Judit empezó a agonizar, y murió casi al mismo tiempo. Habiéndolas disecado, se halló que tenían cada una sus entrañas muy enteras, y también que cada una tenía para los excrementos su conducto separado, el qual, sin embargo, iba a parar al mismo ano. 

(Conde de Buffon, Historia Natural, general y particular, traducción de Joseph Clavijo y Faxardo. 2ª edición, Madrid, Imprenta de la Viuda de Ibarra, tomo V, 1796)

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).