Ir al contenido principal

Entretenimientos londinenses


En la pasada Feria del Libro Antiguo y de Ocasión de Madrid adquirí la Guía de Londres, de Antonio Gil de Tejada, publicada en dicha ciudad en 1855, en la imprenta Anglo-Hispana de Carlos Wood. Este ejemplar lleva una inscripción en la parte posterior de la cubierta que dice: "Esta Guía de Londres es propiedad de José V. Merino, terciario dominico. La adquirió en Madrid, en el Rastro, el domingo 9 de mayo de 1954".
    Como se desprende del prólogo, el autor fue profesor de español en la Universidad de Londres desde 1843 a 1849. Probablemente fuera un exiliado liberal, a juzgar por el tono elogioso con que habla de las instituciones políticas del Reino Unido, así como de la libertad de culto y de imprenta. D. Antonio regentaba la Casa de Huéspedes Española, en el 30 de Harley Street, junto a Cavendish Square (véase grabado), donde los compatriotas visitantes eran bienvenidos.
    La guía es muy completa y lleva un detallado mapa de la ciudad. A lo largo de sus 264 páginas se describen los principales edificios, monumentos, museos, jardines públicos, iglesias, etc. Capítulo aparte merecen algunos lugares de recreo y curiosidades, tales como: el Instituto Gimnástico Higiénico del capitán Chiosso (con el aparato llamado polymachinon, "con cuyo solo auxilio se consigue ejercitar todos los músculos del cuerpo humano"); el Panópticon, de estilo persa; el Panlíbanon o colección de figuras de cera de Mme. Tussaud; el Colosseum, con su Panorama de Londres y su Glyptoteca, entre otras atracciones; el Egiptian Hall, "sin que se deje de ver la máquina de empollar huevos"; o el modelo de la Tierra, "de proporciones colosales" ubicado en el centro de Leicester Square, obra del reputado geógrafo James Wyld. Mucho han cambiado los entretenimientos en Londres en los últimos ciento sesenta años; pero una está clara: la gente sigue divirtiéndose.

Comentarios

  1. Ese ejemplar enamora, qué buena compra.
    Tienes diversión asegurada, sobre todo si lo llevas a Londres y sigues la pista de sus indicaciones. Algo, por no decir mucho, de lo que cuentan sus páginas habrá sobrevivido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que yo sepa, de las atracciones señaladas solo queda el Museo de cera de Madame Tussaud, aunque las figuras deben haber cambiado.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Kerouac

Ayer se cumplieron cincuenta años de la muerte del escritor norteamericano Jack Kerouac, la gran estrella del firmamento beat. De hecho, el comienzo de la llamada "generación beat" puede datarse en 1957, al amparo de la publicación de su novela En la carretera y el lanzamiento del Sputnik por la Unión Soviética (de aquí la palabra beatnik que a partir de entonces definiría a los jóvenes rebeldes y disidentes culturales).
Se diría que el éxito mató a la generación beat prácticamente desde su inicio. De la noche a la mañana aspirantes a escritores considerados impublicables ocuparon las páginas de las revistas, fueron entrevistados en la radio e incluso salieron en televisión. El fenómeno fue fulgurante, pero duró poco. La cosecha fue escasa, pero auténtica. Sobre todo hubo poetas, muchos poetas. Narradores pocos, y que hayan quedado todavía menos: solo Kerouac y su mentor William S. Burroughs, aunque en rigor el autor de El almuerzo desnudo no pertenece a la misma "gene…

Portentosas lluvias

Según reza el subtítulo de Mil y una curiosidades (Barcelona, c. 1930) se trata de un "Archivo de cosas raras muy convenientes. Algo de todo. Noticias que no contiene ningún diccionario. Libro de utilidad y recreo. Agradable lectura para hombres y niños. Asuntos tratados sencillamente, sin alardes científicos ni pedantescos". Su autor, aunque no conste en la portada, fue el periodista y humorista aragonés Julio Víctor Tomey, autor, entre otras obras, de dos libritos cómicos: Cuadernicos baturros y Prosica baturra.
El volumen II de Mil y una curiosidades -que me facilitó mi amigo Josep Mª Sans- contiene un batiburrillo de noticias curiosas sobre diversos temas, desde el velocípedo al paragranizo pasando por el modo de ordeñar las vacas por medio de la electricidad. Incluye también referencias a algunos libros antiguos y raros, como Prodigiorum ac ostentorum chronicon, infolio publicado en Basilea en 1557, por "el sabio profesor de Heidelberg Teobaldo Wolffhar, que escri…