Ir al contenido principal

G. L. Hipkiss


Leí por primera vez Las travesuras de Guillermo, de Richmal Crompton, en un ejemplar de la Editorial Molino que había en casa. La traducción era de Guillermo López Hipkiss y los dibujos de Thomas Henry. Solo mucho después supe que el traductor de este libro fue también uno de los autores más  populares de novelas policiacas y de aventuras de los años cuarenta y cincuenta.
Guillermo López Hipkiss nació en Novellana (Asturias) en 1902. Se estrenó como traductor antes de la guerra y como autor después de ella hasta su fallecimiento en Barcelona en 1957. Bajo el nombre de G. L. Hipkiss -a diferencia de otros escritores de novela de quiosco no tuvo que cambiarse el nombre para parecer extranjero, cosa muy corriente en la época- publicó en distintos sellos editoriales numerosos títulos protagonizados por el detective Perry Baxton, el periodista Bob Lester o el inspector británico Edward Cronwell, entre otros.
Pero su más conocida creación literaria es sin duda la del multimillonario Milton Drake, "El Encapuchado". Desde 1946 hasta 1953 salieron en Ediciones Clíper, con gran éxito de público, 80 entregas protagonizadas por el citado justiciero de Baltimore. Como dice Salvador Vázquez de Parga, en La novela popular en España (2000): "Por obra y gracia de Guillermo López Hipkiss, Baltimore, una especie de Nueva York provinciana, se pobló de gángsters, de policías y de enmascarados que se perseguían unos a otros, los policías a los enmascarados, estos a los gángsters y los gángsters, un poco olvidados por la policía, a las opulentas presas de la alta sociedad del lugar a la que casualmente pertenecían los enmascarados. Y todo, enmascarados incluidos, resulaba perfectamemte creíble en ese mundo de fantasía que había ideado Guillermo López Hipkiss, porque lo había hecho con sencillez y con elegancia, utilizando elementos folletinerscos pero huyendo del lenguaje de los folletines".

Comentarios

  1. La pantalla no dejaba ver la perla. Yo también tenía toda la colección de Guillermo, con sus preciosas ilustraciones, aún queda algún ejemplar en la casa de mis padres. No tenía ni idea de López Hipkiss y ahora quiero saber de él. Gracias, Jorge.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartir lecturas.

    ResponderEliminar
  3. Jordi no deixes de sorprendem... jo també vaig viure a la mateixa casa i veig que m'he perdut moltes coses interessants.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.