Ir al contenido principal

G. L. Hipkiss


Leí por primera vez Las travesuras de Guillermo, de Richmal Crompton, en un ejemplar de la Editorial Molino que había en casa. La traducción era de Guillermo López Hipkiss y los dibujos de Thomas Henry. Solo mucho después supe que el traductor de este libro fue también uno de los autores más  populares de novelas policiacas y de aventuras de los años cuarenta y cincuenta.
Guillermo López Hipkiss nació en Novellana (Asturias) en 1902. Se estrenó como traductor antes de la guerra y como autor después de ella hasta su fallecimiento en Barcelona en 1957. Bajo el nombre de G. L. Hipkiss -a diferencia de otros escritores de novela de quiosco no tuvo que cambiarse el nombre para parecer extranjero, cosa muy corriente en la época- publicó en distintos sellos editoriales numerosos títulos protagonizados por el detective Perry Baxton, el periodista Bob Lester o el inspector británico Edward Cronwell, entre otros.
Pero su más conocida creación literaria es sin duda la del multimillonario Milton Drake, "El Encapuchado". Desde 1946 hasta 1953 salieron en Ediciones Clíper, con gran éxito de público, 80 entregas protagonizadas por el citado justiciero de Baltimore. Como dice Salvador Vázquez de Parga, en La novela popular en España (2000): "Por obra y gracia de Guillermo López Hipkiss, Baltimore, una especie de Nueva York provinciana, se pobló de gángsters, de policías y de enmascarados que se perseguían unos a otros, los policías a los enmascarados, estos a los gángsters y los gángsters, un poco olvidados por la policía, a las opulentas presas de la alta sociedad del lugar a la que casualmente pertenecían los enmascarados. Y todo, enmascarados incluidos, resulaba perfectamemte creíble en ese mundo de fantasía que había ideado Guillermo López Hipkiss, porque lo había hecho con sencillez y con elegancia, utilizando elementos folletinerscos pero huyendo del lenguaje de los folletines".

Comentarios

  1. La pantalla no dejaba ver la perla. Yo también tenía toda la colección de Guillermo, con sus preciosas ilustraciones, aún queda algún ejemplar en la casa de mis padres. No tenía ni idea de López Hipkiss y ahora quiero saber de él. Gracias, Jorge.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartir lecturas.

    ResponderEliminar
  3. Jordi no deixes de sorprendem... jo també vaig viure a la mateixa casa i veig que m'he perdut moltes coses interessants.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…