Ir al contenido principal

Fin de imperio (en menos de 170 palabras)


Ulpiano Checa, "Entrada de los bárbaros en Roma"

A Honorio sucedió Valentiniano III, de menor edad, por lo cual gobernó su madre Placidia. Las enemistades entre el conde Bonifacio, gobernador de África, y el general Aecio, ocasionaron el llamamiento de los vándalos a aquella provincia romana. La invasión de los hunnos, al mando de Atila, conmovió al Imperio y a los Estados bárbaros constituidos. Velentiniano, que por intrigas había hecho matar a Aecio, lo fue a su vez por Máximo. Este quiso casar con Eudoxia, que llamó a los vándalos de África, y Roma fue saqueada por segunda vez. Máximo fue asesinado por los ciudadanos de Roma. Sucedióle Avito, por influencia del rey wisigodo de España Teodorico, pero fue depuesto por el suevo Ricimero, que puso en el trono a Mayoriano, cuyo carácter entero disgustó a su protector y le hizo asesinar. Siguieron después varios reinados sin importancia, hasta que el pannonio Orestes puso en el trono a su hijo Rómulo, llamado Augústulo, que fue arrojado de él por el hérulo Odoacro en el 476.

(Blas Valero y Castell, Compendio de Historia Universal, Tarragona, 1918)

Comentarios

  1. No se puede decir mejor en dos palabras.

    ResponderEliminar
  2. Interesante. Si esta historia se puede contar así (que no me sé ni la mitad de ella), una vida se cuenta en una frase.

    Gracias Jorge por traer tan curiosas entradas.

    ResponderEliminar

  3. Desde luego capacidad de síntesis no se le puede negar al autor.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…