Ir al contenido principal

Los huesos de Cervantes


"Es posible que entre los fragmentos encontrados en la cripta de la iglesia de las Trinitarias se encuentren algunos pertenecientes a Miguel de Cervantes".  Es posible, no seguro. A esto puede reducirse lo que dijo en conferencia de prensa el equipo investigador que ha tratado de hallar e identificar los restos del autor del Quijote. Pero esto ya lo sabíamos antes de comenzar los trabajos arqueológicos que han costado 114.000 euros. O sea: por ahora y a falta de verificación por ADN, evidencias científicas, ninguna; especulaciones, todas.
A pesar de estas lógicas cautelas, le ha faltado tiempo a la alcaldesa de Madrid para decir eufórica que el hallazgo "contribuye a la historia y a la cultura de España" y ya acaricia la idea de celebrar una misa el 23 de abril que "podría contar con las más altas personalidades del Estado". En cuanto al ministro Wert también se felicita enormemente de la noticia y espera que la tumba de Cervantes "se convierta en un lugar de peregrinaje cultural". Cómo se nota que estamos a las puertas de elecciones municipales y autonómicas y del 400 aniversario de la muerte de Cervantes..


Y es que no aprendemos. En 1911 ya pasó algo parecido. La Real Academia Española adquirió a un pintor y restaurador, profesor de la Escuela de Artes y Oficios de Oviedo, el famoso retrato de Cervantes por Juan de Jáuregui (el que se ve en la foto). Reconocidos expertos de la época dictaminaron que ni era de Cervantes ni estaba pintado por Jáuregui. O sea, que era una falsificación. Pero de nada sirvieron los avisos. Las autoridades de turno, movidas por el patrioterismo más oportunista, necesitaban a toda costa ponerle un rostro a nuestro escritor más universal, aunque fuera falso. Ahora quieren sus huesos.

Comentarios

  1. La cultura es una cosa y la vanidad otra. Sea como sea, siempre hay dinero para gastar y después para recaudar.
    Con lo bonito que quedaría algo sencillo: su tumba y su nombre. Lo demás, todo un espectáculo, como siempre.

    ResponderEliminar
  2. Exacto. El resto -no los restos - es espectáculo.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Jorge.
    Esta noche he visto el programa Soy cámara y hoy iba de ser o no ser famoso.
    Copio un poco el contexto: El programa realiza un acercamiento a creadores y procesos creativos con el ruido mediático y social. Cómo el proceso creativo y la obra en sí misma están por encima del autor frente a la banalización del arte debido a la tiranía del mercado del arte.
    Trabajar fuera de los límites convencionales, explotar la resistencia al devenir público....

    Te dejo el enlace:

    http://www.cccb.org/es/audiovisual-soy_cmara_el_programa_del_cccb_43-212882

    Ha estado muy interesante, sin despercio.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…