Ir al contenido principal

Clifford


Sir Hugh Clifford (1866-1941)


Hugh Clifford y Joseph Conrad se conocieron personalmente en 1899 cuando ambos eran colaboradores del Blackwood's Magazine. Un año antes Conrad había reseñado un libro de Clifford, Studies in Brown Humanity, que recogía sus experiencas como administrador colonial. Con los años seguiría su amistad, intercambiarían libros y mantendrían correspondencia. Conrad le dedicaría a su amigo la novela Chance (1914). Clifford sirvió como gobernador en diferentes países, entre ellos Malaya, norte de Borneo, Trinidad y Tobago, Nigeria y Ceilán, y escribió, fruto de sus experiencias, varios obras, en su mayoría impresiones de viaje y relatos de ficción, que fueron apreciadas por Conrad como productio de un amplio e inusual conocimiento de la historia del sudeste asiático y los problemas coloniales.
Entre su libros, la mayoría de relatos e impresiones de viaje, habría que destacar Further India -una historia de la exploración y primera colonización de Birmania, Siam, Malaya, e Indochina, Saleh: A Prince of Malaya, In Court and Kampong, In a Corner of Asia, etc. Hugh Clifford se casó en 1910 con Mrs Henry de la Pasture (de soltera Elizabeth Bonham), autora de  The Unlucky Family, novela cómica muy alabada por Auberon Waugh. De su anterior matrimonio Lady Clifford tuvo dos hijas, la mayor de las cuales, Edmée Elizabeth Monica, alcanzó considerable éxito escribiendo, bajo el pseudónimo de E. M. Delafield, novelas como Diario de una dama de provincias.  


Comentarios

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…