Ir al contenido principal

Clifford


Sir Hugh Clifford (1866-1941)


Hugh Clifford y Joseph Conrad se conocieron personalmente en 1899 cuando ambos eran colaboradores del Blackwood's Magazine. Un año antes Conrad había reseñado un libro de Clifford, Studies in Brown Humanity, que recogía sus experiencas como administrador colonial. Con los años seguiría su amistad, intercambiarían libros y mantendrían correspondencia. Conrad le dedicaría a su amigo la novela Chance (1914). Clifford sirvió como gobernador en diferentes países, entre ellos Malaya, norte de Borneo, Trinidad y Tobago, Nigeria y Ceilán, y escribió, fruto de sus experiencias, varios obras, en su mayoría impresiones de viaje y relatos de ficción, que fueron apreciadas por Conrad como productio de un amplio e inusual conocimiento de la historia del sudeste asiático y los problemas coloniales.
Entre su libros, la mayoría de relatos e impresiones de viaje, habría que destacar Further India -una historia de la exploración y primera colonización de Birmania, Siam, Malaya, e Indochina, Saleh: A Prince of Malaya, In Court and Kampong, In a Corner of Asia, etc. Hugh Clifford se casó en 1910 con Mrs Henry de la Pasture (de soltera Elizabeth Bonham), autora de  The Unlucky Family, novela cómica muy alabada por Auberon Waugh. De su anterior matrimonio Lady Clifford tuvo dos hijas, la mayor de las cuales, Edmée Elizabeth Monica, alcanzó considerable éxito escribiendo, bajo el pseudónimo de E. M. Delafield, novelas como Diario de una dama de provincias.  


Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.