Ir al contenido principal

Clifford


Sir Hugh Clifford (1866-1941)


Hugh Clifford y Joseph Conrad se conocieron personalmente en 1899 cuando ambos eran colaboradores del Blackwood's Magazine. Un año antes Conrad había reseñado un libro de Clifford, Studies in Brown Humanity, que recogía sus experiencas como administrador colonial. Con los años seguiría su amistad, intercambiarían libros y mantendrían correspondencia. Conrad le dedicaría a su amigo la novela Chance (1914). Clifford sirvió como gobernador en diferentes países, entre ellos Malaya, norte de Borneo, Trinidad y Tobago, Nigeria y Ceilán, y escribió, fruto de sus experiencias, varios obras, en su mayoría impresiones de viaje y relatos de ficción, que fueron apreciadas por Conrad como productio de un amplio e inusual conocimiento de la historia del sudeste asiático y los problemas coloniales.
Entre su libros, la mayoría de relatos e impresiones de viaje, habría que destacar Further India -una historia de la exploración y primera colonización de Birmania, Siam, Malaya, e Indochina, Saleh: A Prince of Malaya, In Court and Kampong, In a Corner of Asia, etc. Hugh Clifford se casó en 1910 con Mrs Henry de la Pasture (de soltera Elizabeth Bonham), autora de  The Unlucky Family, novela cómica muy alabada por Auberon Waugh. De su anterior matrimonio Lady Clifford tuvo dos hijas, la mayor de las cuales, Edmée Elizabeth Monica, alcanzó considerable éxito escribiendo, bajo el pseudónimo de E. M. Delafield, novelas como Diario de una dama de provincias.  


Comentarios

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).