Ir al contenido principal

Un poema de Vigny



Y sola, no obstante, un día, su tímida compañera
Contempla a su alrededor la celestial campiña,
Extiende el ala y sonríe, se evade y por los aires
Busca a su amiga Tierra o a los astros desiertos.
Y, así como en la espesura de la Luisiana,
Bajo el bambú mecido y unas largas lianas,
Roto el huevo dorado, por el sol ya maduro
De un nido floral sale el Colibrí magnífico,
Una esmeralda verde su testa ha coronado,
De en la espalda unas alas la púrpura ya presta,
La coraza de azur orna su corazón joven
Y para enconar el aire, el ave parte vencedora
Y pasea por lugares cercanos a la luz
Sus plumas de coral que tanto temen al polvo.
Bajo su abrigo selvático, aturdiendo a la paloma,
El osado viajero frecuenta la palmera.
Abandona primero el llano, que es tan oloroso,
Pasa, ambicioso, del arce hasta el hayal
Y de todos sus festines cree encontrar aprestos
En la frente del palmito o en los brazos del ciprés,
Mas el bosque es un exceso a sus recientes alas
Y están las flores de cuna de este paraje ausentes
Y a buscarlas él planea en la verde sabana:
Las serpientes pajareras que podrían ocultarlas
Le espantan mucho menos que tan áridas forestas,
Y persigue junto al agua el jazmín de las Floridas,
El nomeolvides al fondo de su presidio casto
Y la fresa embalsamada, en medio de aquel cespedal.

(Fragmento de "Eloa, o la hermana de los ángeles", de Alfred de Vigny, 1823. Traducción de P. L. Ugalde, 1979)  

Comentarios

  1. Jorge, gracias por mostrármelo y sacarlo de la invisibilidad.

    ResponderEliminar
  2. Intenso y precioso poema. Jorge, lo que no entiendo es porqué empiezan todos los versos con mayúsculas.
    ¿Me lo explicas?

    Gracias

    ResponderEliminar
  3. Creo que en el original también se empiezan los versos con mayúsculas, y el traductor quiso respetar este rasgo que, por otra parte, era bastante frecuente en la época.

    ResponderEliminar
  4. He visto un manuscrito de un poema de Vigny y los comienzos de los versos no están con mayúsculas. Por lo que deduzco que puede tratarse de una cuestión tipográfica..

    ResponderEliminar
  5. Anónimo1/11/16 3:19

    Hola. Disculpe, en dónde puedo encontrar este poema? Me gustaría leer ésta traducción, pero resulta difícil conseguirla.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Exigencias

"No exija nada si no está seguro de poder respaldarlo".

(Randolph Scott en Carson City, 1952, de André De Toth. Guion de Sloan Nibley y Winston Miller).

Kerouac

Ayer se cumplieron cincuenta años de la muerte del escritor norteamericano Jack Kerouac, la gran estrella del firmamento beat. De hecho, el comienzo de la llamada "generación beat" puede datarse en 1957, al amparo de la publicación de su novela En la carretera y el lanzamiento del Sputnik por la Unión Soviética (de aquí la palabra beatnik que a partir de entonces definiría a los jóvenes rebeldes y disidentes culturales).
Se diría que el éxito mató a la generación beat prácticamente desde su inicio. De la noche a la mañana aspirantes a escritores considerados impublicables ocuparon las páginas de las revistas, fueron entrevistados en la radio e incluso salieron en televisión. El fenómeno fue fulgurante, pero duró poco. La cosecha fue escasa, pero auténtica. Sobre todo hubo poetas, muchos poetas. Narradores pocos, y que hayan quedado todavía menos: solo Kerouac y su mentor William S. Burroughs, aunque en rigor el autor de El almuerzo desnudo no pertenece a la misma "gene…