Ir al contenido principal

Un poema de Vigny



Y sola, no obstante, un día, su tímida compañera
Contempla a su alrededor la celestial campiña,
Extiende el ala y sonríe, se evade y por los aires
Busca a su amiga Tierra o a los astros desiertos.
Y, así como en la espesura de la Luisiana,
Bajo el bambú mecido y unas largas lianas,
Roto el huevo dorado, por el sol ya maduro
De un nido floral sale el Colibrí magnífico,
Una esmeralda verde su testa ha coronado,
De en la espalda unas alas la púrpura ya presta,
La coraza de azur orna su corazón joven
Y para enconar el aire, el ave parte vencedora
Y pasea por lugares cercanos a la luz
Sus plumas de coral que tanto temen al polvo.
Bajo su abrigo selvático, aturdiendo a la paloma,
El osado viajero frecuenta la palmera.
Abandona primero el llano, que es tan oloroso,
Pasa, ambicioso, del arce hasta el hayal
Y de todos sus festines cree encontrar aprestos
En la frente del palmito o en los brazos del ciprés,
Mas el bosque es un exceso a sus recientes alas
Y están las flores de cuna de este paraje ausentes
Y a buscarlas él planea en la verde sabana:
Las serpientes pajareras que podrían ocultarlas
Le espantan mucho menos que tan áridas forestas,
Y persigue junto al agua el jazmín de las Floridas,
El nomeolvides al fondo de su presidio casto
Y la fresa embalsamada, en medio de aquel cespedal.

(Fragmento de "Eloa, o la hermana de los ángeles", de Alfred de Vigny, 1823. Traducción de P. L. Ugalde, 1979)  

Comentarios

  1. Jorge, gracias por mostrármelo y sacarlo de la invisibilidad.

    ResponderEliminar
  2. Intenso y precioso poema. Jorge, lo que no entiendo es porqué empiezan todos los versos con mayúsculas.
    ¿Me lo explicas?

    Gracias

    ResponderEliminar
  3. Creo que en el original también se empiezan los versos con mayúsculas, y el traductor quiso respetar este rasgo que, por otra parte, era bastante frecuente en la época.

    ResponderEliminar
  4. He visto un manuscrito de un poema de Vigny y los comienzos de los versos no están con mayúsculas. Por lo que deduzco que puede tratarse de una cuestión tipográfica..

    ResponderEliminar
  5. Anónimo1/11/16 3:19

    Hola. Disculpe, en dónde puedo encontrar este poema? Me gustaría leer ésta traducción, pero resulta difícil conseguirla.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…