Ir al contenido principal

Grau


Shirley Ann Grau


"Los atardeceres de noviembre son plácidos y secos. Los árboles desnudos cubiertos de escarcha y las plantas relucen y se vuelven plateados en la marchita claridad. En los campos, que el invierno dejó desiertos, afloramientos graníticos lanzan vivos destellos blancos. Los huesos de la tierra, les llaman los viejos". Así empieza Los guardas de la casa, novela con la que su autora, Shirley Ann Grau, ganó el premio Pulitzer en 1965. Grau se había dado a conocer diez años antes con un libro de relatos cortos The Black Prince, al que siguieron dos novelas, The Hard Blue Sky (1958) y The House on Coliseum Street (1961); pero no sería hasta su tercera novela, Los guardas de la casa, cuando alcanzaría su consagración como narradora. Posteriormente publicaría otras novelas y relatos, que acabarían por cimentar su reputación literaria. Nacida en Nueva Orleans en 1929, Shirley Ann Grau pertenece a la misma generación de escritores sureños de la que forman parte, entre otros, Truman Capote, Flannery O'Connor o Harper Lee; sin embargo nunca logró el mismo nivel de popularidad que estos, y no precisamente por falta de méritos. 
En Los guardas de la casa se nos cuenta, con excelente pulso narrativo, la historia de una familia blanca, los Howlands, a través de varias generaciones, desde comienzos del siglo XIX a mediados del siglo XX. La narradora de la obra es Abigail que, entre otros episodios familiares, nos desvela un caso de mestizaje, tema tabú en la época: el de su abuelo William Howland con su amante de color, y luego esposa legal, Margaret. En su momento, en plena lucha por los derechos civiles de la población afroamericana, Grau sabe captar, en toda su complejidad y con riqueza de matices, la verdadera dimensión del problema racial en los estados del Sur, por encima de voluntarismos e hipocresías. Un reto nada fácil, por cierto.

Comentarios

  1. Me encantan estos pequeños genios femeninos que salen como casi de la nada. Y es que al final resulta que tienen una riqueza interior poco reconocida pero no menos merecida que otros.

    ResponderEliminar
  2. Grandes desconocidas y no menos grandes escritoras.
    .

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Camarero, ¿el ticket verde, por favor?

Sortear cosas es una de las formas de publicidad más antiguas. Pasan los años, cambia la sociedad, pero siguen las rifas. A mediados de los años cincuenta la Casa Caballero, dedicada a la fabricación de bebidas alcohólicas, entre ellas el popular DECANO ("Caballero... ¡qué coñac!"), ofreció siete grandes sorteos trimestrales en los que se se premiaron a los ganadores con 21 coches Renault, 21 Vespas y 105 carteras con dinero. Para dar publicidad a los sorteos se pusieron anuncios en periódicos y revistas y se enviaron tarjetas postales a domicilio. Y este era el reverso de una de estas postales en la que se indicaban las condiciones para participar en el sorteo. Nada de particular, solo que... ¿Qué clase de brebaje sería el "Licor ÑAÑAMBRUK" ¿Alguien lo recuerda? Más aún, ¿alguien lo llegó a probar?     

La duquesa, el francés y el orangután

En 1798 el rey Carlos IV decide nombrar a Pedro Alcántara Téllez-Girón, IX duque de Osuna,  embajador de España en Austria. Tras meses de preparativos, el duque parte de Madrid el 26 de enero de 1799 con su esposa, María Josefa Alonso Pimentel, XII condesa-duquesa de Benavente, y su numeroso séquito. El paso por Francia resulta azaroso, cuando no arriesgado, debido a la situación anárquica que vive el país vecino en aquellos días. En París se hospedan en el palacio de los duques del Infantado, en la calle de Florentin. Allí residirán casi un año, a la espera de poder proseguir el viaje hasta Viena. Pero ante las complicaciones de su misión y la cada vez más escasas posibilidades de llegar a su destino, el duque pide regresar a España. Tras recorrer los mismos malos caminos y malas posadas que en la ida, llegan a Madrid el 7 de enero de 1800. Entre las numerosas personas que los duques de Osuna tuvieron la oportunidad de tratar en aquel París bullicioso y abigarrado del Directori