Ir al contenido principal

Gil de Bedma, 25 años después.

Jaime Gil de Biedma (1929-1990)


Hoy se cumple un cuarto de siglo de la muerte de Jaime Gil de Biedma. Recuerdo bien el recital que dio en Oviedo, en el local de la Caja de Ahorros. Fue en los años ochenta, y lo trajo Tribuna Ciudadana. Para entonces no sospechábamos que solo unos años después su voz se apagaría para siempre.
A modo de pequeño homenaje leo en su libro El pie de la letra. Ensayos 1955-1979, uno de mis ensayos preferidos, "De mi antiguo comercio con los héroes", aquel que evoca lecturas de su infancia y empieza: "En abril de 1956, estando en Hong Kong, descubrí que el capitán Gilson me había engañado. Cenaba en casa de unos amigos de amigos, gente rica que vive en las estribaciones del Pico, en esa zona que hasta la segunda guerra mundial fue coto residencial exclusivo de la raza blanca, y cuando me llevaron a la terraza, a ver las vistas, pedí que en la la lejanía me señalasen luces de Cantón, la fabulosa ciudad de mi infancia; resultó que era imposible verlas porque Cantón está a unas setenta millas, o más, hacia el sur, y no en la costa sino río arriba. Así supe que el capitán Gilson jamás en su vida estuvo en Hong Kong."
Hoy mismo en el periódico El País, Andreu Jaume en su artículo sobre Gil de Biedma pone el acento en esta faceta no tan conocida de ensayista y crítico literario, si bien lamenta que no escribiese sobre Auden o el Don Juan de Byron (cuya traducción íntegra al castellano, por cierto, hizo para Cátedra el poeta Pedro Ugalde en 1994).  
Precisamente, el ejemplar de El pie de la letra que hoy hojeo había pertenecido a mi amigo Ugalde, también fallecido, y es uno de los que su viuda ha tenido a bien regalarme. Leo en la hoja de respeto la dedicatoria: "A Pedro Luis, que tuvo la bondad de leerse el original de este libro, con un abrazo. Jaime, Diciembre 80". Leo y los recuerdo ahora a los dos, en este día, en que desgraciadamente ya no están entre nosotros.

Comentarios

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…