Ir al contenido principal

Gil de Bedma, 25 años después.

Jaime Gil de Biedma (1929-1990)


Hoy se cumple un cuarto de siglo de la muerte de Jaime Gil de Biedma. Recuerdo bien el recital que dio en Oviedo, en el local de la Caja de Ahorros. Fue en los años ochenta, y lo trajo Tribuna Ciudadana. Para entonces no sospechábamos que solo unos años después su voz se apagaría para siempre.
A modo de pequeño homenaje leo en su libro El pie de la letra. Ensayos 1955-1979, uno de mis ensayos preferidos, "De mi antiguo comercio con los héroes", aquel que evoca lecturas de su infancia y empieza: "En abril de 1956, estando en Hong Kong, descubrí que el capitán Gilson me había engañado. Cenaba en casa de unos amigos de amigos, gente rica que vive en las estribaciones del Pico, en esa zona que hasta la segunda guerra mundial fue coto residencial exclusivo de la raza blanca, y cuando me llevaron a la terraza, a ver las vistas, pedí que en la la lejanía me señalasen luces de Cantón, la fabulosa ciudad de mi infancia; resultó que era imposible verlas porque Cantón está a unas setenta millas, o más, hacia el sur, y no en la costa sino río arriba. Así supe que el capitán Gilson jamás en su vida estuvo en Hong Kong."
Hoy mismo en el periódico El País, Andreu Jaume en su artículo sobre Gil de Biedma pone el acento en esta faceta no tan conocida de ensayista y crítico literario, si bien lamenta que no escribiese sobre Auden o el Don Juan de Byron (cuya traducción íntegra al castellano, por cierto, hizo para Cátedra el poeta Pedro Ugalde en 1994).  
Precisamente, el ejemplar de El pie de la letra que hoy hojeo había pertenecido a mi amigo Ugalde, también fallecido, y es uno de los que su viuda ha tenido a bien regalarme. Leo en la hoja de respeto la dedicatoria: "A Pedro Luis, que tuvo la bondad de leerse el original de este libro, con un abrazo. Jaime, Diciembre 80". Leo y los recuerdo ahora a los dos, en este día, en que desgraciadamente ya no están entre nosotros.

Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.