Ir al contenido principal

La última cosa


"La muerte no es la peor cosa en la vida de un hombre. Solo la última".

(Ronald Reagan en Almas en tinieblas, 1949, de Don Siegel. Guion de Kathryn Scola, basado en la novela de Philip Wylie)

Comentarios

  1. Esa frase podría haberla firmado Séneca.

    ResponderEliminar
  2. Séneca y también Marco Aurelio. El guionista era un filósofo, al menos en esta película demostró estar bien dotado para el aforismo.
    En cambio, el protagonista, dejó su impronta peliculera en la frase: El imperio del mal, referido a la URSS.
    El título, Alma en tinieblas, es pura poesía mística.

    ResponderEliminar
  3. Contundente frase, en efecto.
    Saludos, Francisco y Amaltea.

    ResponderEliminar
  4. Entre esto y la muerta viva (que fuerte que fuerte) hay mucha muerte en el blog! No hay cosa que más miedo me de que dejar de existir... Qué misterio tan grande lo de la vida y la existencia...ainsss Saludos Jordi!

    ResponderEliminar
  5. No me había dado cuenta de esta "acumulación" de entradas "·mortuorias". Cosas del subsconsciente, sin duda.
    ¡Vivos saludos!

    ResponderEliminar
  6. Buen ultimatum sin duda. Lo peor es como hacerle frente, o le mejor, ¡quién sabe!.

    ResponderEliminar
  7. No serà que últimament ens ronda molt....... millor pensem en gaudir de la vida, Petons

    ResponderEliminar
  8. Así es anónimo, estoy de acuerdo. Pero llevarlo a la vida real y compartirlo, es muy complicado. Al menos compartirlo. Saludos.

    * * *

    Padecemos una especie de subdesarrollo emocional que nos impulsa a ciertas conductas autodestructivas, tanto en nuestra vida pública como en la privada.
    Nos urge encontrar un camino que nos permita hallar una manera de ser más sanos, y ese camino está íntimamente relacionado con el amor y la espiritualidad. El amor es el mejor símbolo de salud del hombre, es todo lo opuesto de la agresión, del miedo y de la paranoia, que a su vez representan la patología que nos desune.

    Claudio Naranjo

    ResponderEliminar
  9. Gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Un poema de David González

  David González (1964-2023)   PESADILLAS   últimamente mis sueños suelen ser auténticas pesadillas   mejor así:   no me asusto tanto al despertar.  (David González, Sembrando hogueras . Bartleby, 2001)