Ir al contenido principal

¿Versión integra o abreviada?


Leo en el Times Literary Supplement, del pasado 20 de junio, la reseña que Martin Beagles hace de la novela de Antonio Muñoz Molina In the Night of Time (Houghton Mifflin Harcourt, 2013), traducción al inglés de La noche de los tiempos. Lo que más me llama la atención de la reseña es el espacio (en torno a las dos terceras partes de la misma) que Beagles dedica a comentar la extensión del libro. La edición original tenía 958 páginas, mientras que esta es considerablemente más corta: 641 páginas (aproximadamente un 20% menos).
"Aunque no hay mención de ello ni en el libro ni en el material publicitario -dice Beagles- la traducción de Edith Grossman lo reduce a tal extensión que parece correcto hablar de una abreviación". Al parecer, y según indica el reseñista, el número de capítulos y sus seciones es el mismo, pero es raro encontrar un pasaje que no haya sido recortado. Los cortes varían en extensión. A veces es solo una palabra -generalmente un adjetivo-, pero en otras son frases enteras las que "desaparecen". El material entre paréntesis es particularmente vulnerable a la poda.
Como dice Beagles: "A pesar de la habilidad con que se han ejecutado por lo general estos cambios subrepticios, el conjunto del libro se ve inevitablemente afectado". Sin duda este "aligeramiento" del texto original se ha hecho con el permiso de Muñoz Molina, a instancias de la traductora o de la editorial americana, o de ambos; pero no deja de ser discutible. Me pregunto cuántas obras traducidas al español, de las que ahora mismo podemos encontrar en las librerías, habrán pasado por el mismo proceso y no nos enteramos. Aquí lo dejo.

Comentarios

  1. Hola Jorge, ¿por qué el traductor lo abrevía así? y ¿con qué objetivo?.

    ResponderEliminar
  2. No tengo ni idea. Me imagino que debió pensar que así se haría más "llevadero" para el lector en inglés. Pero es solo una suposición.

    ResponderEliminar
  3. Hola Jorge,

    Yo tampoco conozco las razones de estos cambios en el texto de Muñoz Molina. La reseña que hice para el TLS pretendía, precisamente, dar al autor o a su traductora la oportunidad de aclarar el asunto pero, que yo sepa, nadie ha aprovechado esta oportunidad, ni en las páginas del TLS ni en ningún otro sitio.

    Te preguntas cuántas obras en español habrán pasado por el mismo proceso sin que nos enteremos y es una buena pregunta, pero yo diría que esta historia parece sugerir, más que nada, que el poder de la lengua inglesa va en aumento. De momento, una editorial americana se ha permitido "corregir" la novela de un escritor español muy conocido y es un precedente curioso.

    ResponderEliminar
  4. El silencio en torno a este asunto me parece bastante significativo. Tal vez algún día sepamos algo. O no. En fin, quedamos a la espera,
    Gracias por su comentario.

    ResponderEliminar
  5. Un mal síntoma como mínimo. Gracias por darlo a conocer.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…