Ir al contenido principal

¿Versión integra o abreviada?


Leo en el Times Literary Supplement, del pasado 20 de junio, la reseña que Martin Beagles hace de la novela de Antonio Muñoz Molina In the Night of Time (Houghton Mifflin Harcourt, 2013), traducción al inglés de La noche de los tiempos. Lo que más me llama la atención de la reseña es el espacio (en torno a las dos terceras partes de la misma) que Beagles dedica a comentar la extensión del libro. La edición original tenía 958 páginas, mientras que esta es considerablemente más corta: 641 páginas (aproximadamente un 20% menos).
"Aunque no hay mención de ello ni en el libro ni en el material publicitario -dice Beagles- la traducción de Edith Grossman lo reduce a tal extensión que parece correcto hablar de una abreviación". Al parecer, y según indica el reseñista, el número de capítulos y sus seciones es el mismo, pero es raro encontrar un pasaje que no haya sido recortado. Los cortes varían en extensión. A veces es solo una palabra -generalmente un adjetivo-, pero en otras son frases enteras las que "desaparecen". El material entre paréntesis es particularmente vulnerable a la poda.
Como dice Beagles: "A pesar de la habilidad con que se han ejecutado por lo general estos cambios subrepticios, el conjunto del libro se ve inevitablemente afectado". Sin duda este "aligeramiento" del texto original se ha hecho con el permiso de Muñoz Molina, a instancias de la traductora o de la editorial americana, o de ambos; pero no deja de ser discutible. Me pregunto cuántas obras traducidas al español, de las que ahora mismo podemos encontrar en las librerías, habrán pasado por el mismo proceso y no nos enteramos. Aquí lo dejo.

Comentarios

  1. Hola Jorge, ¿por qué el traductor lo abrevía así? y ¿con qué objetivo?.

    ResponderEliminar
  2. No tengo ni idea. Me imagino que debió pensar que así se haría más "llevadero" para el lector en inglés. Pero es solo una suposición.

    ResponderEliminar
  3. Hola Jorge,

    Yo tampoco conozco las razones de estos cambios en el texto de Muñoz Molina. La reseña que hice para el TLS pretendía, precisamente, dar al autor o a su traductora la oportunidad de aclarar el asunto pero, que yo sepa, nadie ha aprovechado esta oportunidad, ni en las páginas del TLS ni en ningún otro sitio.

    Te preguntas cuántas obras en español habrán pasado por el mismo proceso sin que nos enteremos y es una buena pregunta, pero yo diría que esta historia parece sugerir, más que nada, que el poder de la lengua inglesa va en aumento. De momento, una editorial americana se ha permitido "corregir" la novela de un escritor español muy conocido y es un precedente curioso.

    ResponderEliminar
  4. El silencio en torno a este asunto me parece bastante significativo. Tal vez algún día sepamos algo. O no. En fin, quedamos a la espera,
    Gracias por su comentario.

    ResponderEliminar
  5. Un mal síntoma como mínimo. Gracias por darlo a conocer.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…