Ir al contenido principal

Salvadoriana



El mes pasado se abrió al público, en el Instituto Botánico de Barcelona, la exposición Salvadoriana, en torno al gabinete de curiosidades creado y mantenido por los Salvador, familia de boticarios y naturalistas barceloneses, a lo largo de los siglos XVII a XIX. La parte más interesante de la exposición es la recreación del citado gabinete, una auténtica cápsula del tiempo y una verdadera joya del patrimonio científico dieciochesco. De él se muestran gran parte de los muebles originales, así como una selección de los 1.400 volúmenes, del excepcional herbario con 4.700 pliegues y de los 30.000 especímenes pertenecientes a los tres reinos de la naturaleza  (plantas, animales, fósiles, minerales, rocas...).
De todos los Salvador, sin duda el más relevante es Joan Salvador i Riera (1683-1725), nieto del iniciador de la saga. Discípulo de Tournefort, con quien estudió en el Jardin de Plantas de París, destacó como botánico y mantuvo correspondencia, entre otros, con Boerhaave, John Ray, Hans Sloane, futuro fundador del British Museum, y Antoine de Jussieu, a quien acompañó en su viaje herborizador por España y Portugal. Murió a los cuarenta y dos de edad y dejó inéditos varios escritos. Como dice Miguel Colmeiro en La botánica y los botánicos de la península hispano-lusitana (1858), su muerte le alcanzó "hallándose en lo mejor de su vida y dejando en el mayor desconsuelo a su anciano padre, que le sobrevivió bastantes años".

Comentarios

  1. Sin duda, Jorge, uno de los grandes tesoros de Barcelona, que por fin ha visto la luz después de tantos años oculto.

    http://enarchenhologos.blogspot.com.es/2014/05/salvadoriana-el-gabinet-de-curiositats.html

    ResponderEliminar
  2. Coincido contigo: un tesoro por descubrir.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta