Ir al contenido principal

Suess


 Eduard Suess (1831-1914)

Se cumplen hoy los cien años de la muerte del eminente geólogo austríaco Eduard Suess. Suess fue en su tiempo el mayor experto en tectónica alpina, y ha pasado a la historia de la geología por grandes aportaciones, como los conceptos del supercontinente Gondwana, el Mar Tetis, o la estructura concéntrica en tres grandes capas de la Tierra. Su obra cumbre fue Das Antlitz der Erde (1889-1909), en tres gruesos volúmenes, genial síntesis de los conocimientos geológicos a fines del siglo XIX. 
El monumental tratado de Suess fue traducido al castellano por el ingeniero de minas Pedro de Novo y Fernández-Chicarro (1884-1953), alumno de Lucas Mallada y profesor de Geología en la Escuela de Minas de Madrid. Novo acometió la ingente labor en solitario, sin ayuda ninguna, hasta ver publicado la obra en los años veinte. Novo fue director del Museo Nacional de Ciencias Naturales y presidente de la Real Sociedad Gográfica y el Instituto de Ingenieros Civiles. Emprendió una expedición a la Guinea continental española e hizo el primer bosquejo geológico de la misma.
Heredó de su padre, el contralmirante Pedro de Novo y Colson, la afición a los estudios marítimos y náuticos, y fue un apasionado de la lexicología, redactando un vocabulario de términos científicos y un diccionario de voces usadas en geología y ciencias afines. Según su colega López de Azcona, "su facilidad de expresión, rica en vocablos, y la dicción perfecta, un poco enfática, que daba personalidad a sus discursos, le hacían ocupar la primera fila en las solemnidades académicas".

Comentarios

  1. ¿Sabes? desde que he leido este interesante post, ya no se me olvida. Porque me gusta repetir: "Suess, Suess, Suess"...
    Voy a ver si viene en youtube para escucharlo.

    ResponderEliminar
  2. Dudo que esté en youtube, pero nunca se sabe.

    ResponderEliminar
  3. Así es, no he encontrado nada.
    Gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…