Ir al contenido principal

García Márquez


Cubierta de El coronel no tiene quien le escriba (1968), 
primera edición en la Colección Índice de Editorial Sudamericama.  


He dejado pasar unos días antes de hablar del recientemente fallecido Gabriel García Márquez. Todavía resuenan los ecos de las muchas loas. Las ha habido desbordadas, excesivas; y tampoco han faltado  afirmaciones rácanas, casi mezquinas. Por mi parte me uno al coro de los que consideran que García Márquez es uno de de los grandes escritores en lengua española del siglo pasado. Claro está que no todas sus obras alcanzan el nivel de excelencia, y que sus últimas obras son más bien decepcionantes (nos tenía mal acostumbrados). Pero un escritor tiene derecho a ser juzgado por sus mejores obras, y en este sentido novelas como Cien años de soledad, El coronel no tiene quien le escriba o El otoño del patriarca (por cierto, qué bien titulaba García Márquez) quedarán como cumbres de la narrativa hispanoamericana.
Leerlo por primera vez, a finales de los sesenta, fue para mi un deslumbramiento, y solo me cabe el agradecerle como lector el que me haya descubierto nuevos caminos de la literatura. Como los clásicos. 

Comentarios

  1. Sí, su valía está a la altura de los títulos de sus obras, tan magníficos.
    Lo leí en los setenta, y también me quedo con las primeras obras. Dejo pasar el fragor de tanto parloteo y humo de incienso, con ese ruido no me he atrevido a releerlo. Espero hacerlo pronto, empezaré con La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada.

    ResponderEliminar
  2. Seguro que aganta la relectura.

    ResponderEliminar
  3. Entonces, ya es un clásico. Creo que lo fue antes de morir.

    ResponderEliminar
  4. A este estatus llegan muy pocos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…