Ir al contenido principal

García Márquez


Cubierta de El coronel no tiene quien le escriba (1968), 
primera edición en la Colección Índice de Editorial Sudamericama.  


He dejado pasar unos días antes de hablar del recientemente fallecido Gabriel García Márquez. Todavía resuenan los ecos de las muchas loas. Las ha habido desbordadas, excesivas; y tampoco han faltado  afirmaciones rácanas, casi mezquinas. Por mi parte me uno al coro de los que consideran que García Márquez es uno de de los grandes escritores en lengua española del siglo pasado. Claro está que no todas sus obras alcanzan el nivel de excelencia, y que sus últimas obras son más bien decepcionantes (nos tenía mal acostumbrados). Pero un escritor tiene derecho a ser juzgado por sus mejores obras, y en este sentido novelas como Cien años de soledad, El coronel no tiene quien le escriba o El otoño del patriarca (por cierto, qué bien titulaba García Márquez) quedarán como cumbres de la narrativa hispanoamericana.
Leerlo por primera vez, a finales de los sesenta, fue para mi un deslumbramiento, y solo me cabe el agradecerle como lector el que me haya descubierto nuevos caminos de la literatura. Como los clásicos. 

Comentarios

  1. Sí, su valía está a la altura de los títulos de sus obras, tan magníficos.
    Lo leí en los setenta, y también me quedo con las primeras obras. Dejo pasar el fragor de tanto parloteo y humo de incienso, con ese ruido no me he atrevido a releerlo. Espero hacerlo pronto, empezaré con La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada.

    ResponderEliminar
  2. Seguro que aganta la relectura.

    ResponderEliminar
  3. Entonces, ya es un clásico. Creo que lo fue antes de morir.

    ResponderEliminar
  4. A este estatus llegan muy pocos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…