Ir al contenido principal

Acerca de las hijas de Forcis



Aquello que cuentan sobre ellas es todavía más ridículo: que Forcis tenía tres hijas con un solo ojo y que cada una de ellas se servía de él alternativamente. La que lo empleaba, se lo ponía en la cabeza y de esta manera veía. Se pasaban el ojo por turno y todas veían.
Un día llegó Perseo que, de puntillas, sutilmente y por detrás, les quitó el ojo y dijo que si no le contaban dónde estaba la Gorgona no se lo devolvería. Se lo dijeron, pues; él le cortó la cabeza, se la llevó a Serifos, la enseñó a Polidectes y lo dejó hecho piedra.
Todo eso es todavía más ridículo: que un hombre vivo, al ver la cabeza de un muerto, quede petrificado. ¿Qué poderes tenía el muerto?

(Versión castellana a partir de: Palèfat, Histories increïbles, Fundació Bernat Metge, Barcelona, 1975. Traducción del griego al catalán de Enric Roquet) 
   

Comentarios

  1. Hace poco que descubrí a estos personajes. No sabía nada de Forcis, de Virgilio, Plauto...
    Me cautivaron tanto que me hice de estas ediciones clásicas para leerlas.
    No suelo centrarme sólo en la literatura y descubrí más bellezas, especialmente la de Dido en la voz de Alison Moyet.

    A todo esto, un muerto es un muerto ehhh :-)

    Muchas gracias.







    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He escuchado en Youtube el "lamento de Dido" por Alison Moyet: bonita versión.
      Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…