Ir al contenido principal

Acerca de las hijas de Forcis



Aquello que cuentan sobre ellas es todavía más ridículo: que Forcis tenía tres hijas con un solo ojo y que cada una de ellas se servía de él alternativamente. La que lo empleaba, se lo ponía en la cabeza y de esta manera veía. Se pasaban el ojo por turno y todas veían.
Un día llegó Perseo que, de puntillas, sutilmente y por detrás, les quitó el ojo y dijo que si no le contaban dónde estaba la Gorgona no se lo devolvería. Se lo dijeron, pues; él le cortó la cabeza, se la llevó a Serifos, la enseñó a Polidectes y lo dejó hecho piedra.
Todo eso es todavía más ridículo: que un hombre vivo, al ver la cabeza de un muerto, quede petrificado. ¿Qué poderes tenía el muerto?

(Versión castellana a partir de: Palèfat, Histories increïbles, Fundació Bernat Metge, Barcelona, 1975. Traducción del griego al catalán de Enric Roquet) 
   

Comentarios

  1. Hace poco que descubrí a estos personajes. No sabía nada de Forcis, de Virgilio, Plauto...
    Me cautivaron tanto que me hice de estas ediciones clásicas para leerlas.
    No suelo centrarme sólo en la literatura y descubrí más bellezas, especialmente la de Dido en la voz de Alison Moyet.

    A todo esto, un muerto es un muerto ehhh :-)

    Muchas gracias.







    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He escuchado en Youtube el "lamento de Dido" por Alison Moyet: bonita versión.
      Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.