Ir al contenido principal

Acerca de las hijas de Forcis



Aquello que cuentan sobre ellas es todavía más ridículo: que Forcis tenía tres hijas con un solo ojo y que cada una de ellas se servía de él alternativamente. La que lo empleaba, se lo ponía en la cabeza y de esta manera veía. Se pasaban el ojo por turno y todas veían.
Un día llegó Perseo que, de puntillas, sutilmente y por detrás, les quitó el ojo y dijo que si no le contaban dónde estaba la Gorgona no se lo devolvería. Se lo dijeron, pues; él le cortó la cabeza, se la llevó a Serifos, la enseñó a Polidectes y lo dejó hecho piedra.
Todo eso es todavía más ridículo: que un hombre vivo, al ver la cabeza de un muerto, quede petrificado. ¿Qué poderes tenía el muerto?

(Versión castellana a partir de: Palèfat, Histories increïbles, Fundació Bernat Metge, Barcelona, 1975. Traducción del griego al catalán de Enric Roquet) 
   

Comentarios

  1. Hace poco que descubrí a estos personajes. No sabía nada de Forcis, de Virgilio, Plauto...
    Me cautivaron tanto que me hice de estas ediciones clásicas para leerlas.
    No suelo centrarme sólo en la literatura y descubrí más bellezas, especialmente la de Dido en la voz de Alison Moyet.

    A todo esto, un muerto es un muerto ehhh :-)

    Muchas gracias.







    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He escuchado en Youtube el "lamento de Dido" por Alison Moyet: bonita versión.
      Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).