Ir al contenido principal

Más sobre "Diabolicón"



En el último número (54) de El Cuaderno viene una reseña de Diabolicón, debida a Javier García Rodríguez. 

Comentarios

  1. El otro dí leía un ensayo sobre los reseñista benévolos y, los otros, los malos, los que persiguen con saña al autor con ánimo destructivo movidos por la envidia.
    Después de leer la reseña creo que bien puede estar contento. Es mesurada en elogios y da una idea precisa de esa magnífica obra que es Diabolicón. Se la merece y, además, el reseñista es respetuoso con el lector -no crea falsas expectativas. La revista pinta bien, así que voy a leer algunos de sus artículos.

    ResponderEliminar
  2. Yo también opino lo mismo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Jorge, muy interesante.
    Sabes?, no serviría como reseñista, me odiarían la mayoría de los escritores. Pero como bien dice Amaltea, no por evidia ni benévola (que es verdad), sino porque soy muy exigente y no me vale cualquier escrito.

    Gracias por dejarme comentar así, feliz día.

    ResponderEliminar
  4. ...que es verdad, que lo sean otras personas... por si me he expresado mal.

    ¡Ay!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

El prisionero 6865

Este hombre con aspecto demacrado que ven aquí es Giovannino Guareschi (1908-1968). En nada se parece físicamente al sano y risueño Guareschi, autor de la famosa serie humorística de Don Camilo. La fotografía está tomada en 1944 en el Lager 333 de Sandbostel. Al día siguiente del armisticio entre Italia y el ejército aliado en septiembre de 1943, Guareschi, soldado del ejército italiano en Alejandría, no pudo impedir ser capturado por los alemanes y enviado a un campo de concentración en Polonia. Más tarde fue trasladado a Alemania, donde permanecería hasta el final de la guerra.
Guareschi narró sus padecimientos, sensaciones y penurias como el prisionero 6865 en Diario clandestino1943-1945 (1949), singular testimonio en el que la realidad más cruda, el humor, la tristeza y, pese a todo, el optimismo, se mezclan de forma conmovedora. Fue ideado y empezado a redactar durante el internamiento en Polonia. Muchos de sus reflexiones e historias fueron leídas por el propio Guareschi a sus …