Ir al contenido principal

Austin Wright


Austin Wright (1922-2003)

Austin Wright se graduó en Geología por la Univesidad de Harvard en 1943. Poco después se alistó en el Ejército. Al finalizar la guerra optó por dar un giro a su vida. En vez de ejercer de geólogo se matriculó en la Universidad de Chicago para estudiar Lengua y Literatura Inglesa, doctorándose en  1959. Desde 1962 fue profesor de la Universidad de Cincinatti, y se especializó en relato corto, en la obra de Faulkner y en la teoría de la novela (Formal Principle in the Novel, 1982). Dentro de su obra de ficción (que empezó a escribir tardíamente, con más de cuarenta y cinco años) destacan seis novelas, de las que sin duda la más conocida, y probablemente la mejor, sea Tony and Susan (1993), publicada en castellano al año siguiente por Ediciones Destino.
De hecho, Tony y Susan es una novela dentro de una novela. Susan Morrow recibe de su exmarido Edward, del que lleva separada veinte años, una copia de una novela que acaba de escribir para que le de su opinión. La novela en cuestión cuenta la historia de Tony Hastings, quien en un viaje a Maine de vacaciones con su mujer y su hijas, es sorprendido en la carretera por tres maleantes. El brutal y trágico encuentro se convertirá en una oscura pesadilla para Tony; al tiempo que la lectura de la novela irá suscitando en Susan el recuerdo de Edward y la hará reflexionar sobre su existencia aparentemente idílica con su actual familia.
Por cierto, hace un par de años esta potente e inquietante novela de Wright fue reeditada por la editorial Salamandra, con la misma traducción de Héctor Silva para Destino, pero con el título de Tres noches. Y me pregunto: ¿de verdad era necesario cambiarle el título?. 

Comentarios

  1. Quizás la editorial Salamandra necesitaba que la novela se reconociera más por ella misma que por Destino.
    Pues Tony y Susan es precioso.

    ResponderEliminar
  2. Jorge, que se reconociera más por "Tres noches". Es que a veces no me explico bien. ¡Ay!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ignoro cuales pueden sar las razones del cambio de título, pero que con ello solo consiguen confundir al lector, seguro.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Casa de postas

  El día 1 de enero de 1868 los hermanos Goncourt escriben en su Diario :  ¡Vamos, un nuevo año... Todavía una casa de postas, según la expresión de Byron, donde los destinos cambian de caballos! Y a esta casa de postas hemos llegado físicamente agotados, anímicamente hartos, con las mascarillas puestas y el distanciamiento obligado. Sin podernos saludar o abrazar como es debido y con todas las dudas del mundo acerca de lo que nos deparará el futuro más inmediato. Por desgracia, no estamos todos. Faltan viajeros. Porque a lo largo del camino nos han dejado seres queridos, familiares, amigos, a los que siempre echaremos de menos. A ellos nuestro recuerdo emocionado.    Aún así, aquí estamos. A la espera de que lleguen los caballos de refresco. Dispuestos a emprender un nuevo trayecto e impacientes por abandonar este año infausto que ahora termina. Eso sí, aferrados con firmeza a una vaga esperanza y deseando, con más fuerza que nunca, que el nuevo año sea mucho mejor y más saludable.  

Vocación reformista

  Coleen Gray: "Es una lástima que solo me gusten los hombres malos para procurar reformarlos." ( Tambores apaches , 1951, de Hugo Fregonese. Guion de David Chandler y Harry Brown).