Ir al contenido principal

Austin Wright


Austin Wright (1922-2003)

Austin Wright se graduó en Geología por la Univesidad de Harvard en 1943. Poco después se alistó en el Ejército. Al finalizar la guerra optó por dar un giro a su vida. En vez de ejercer de geólogo se matriculó en la Universidad de Chicago para estudiar Lengua y Literatura Inglesa, doctorándose en  1959. Desde 1962 fue profesor de la Universidad de Cincinatti, y se especializó en relato corto, en la obra de Faulkner y en la teoría de la novela (Formal Principle in the Novel, 1982). Dentro de su obra de ficción (que empezó a escribir tardíamente, con más de cuarenta y cinco años) destacan seis novelas, de las que sin duda la más conocida, y probablemente la mejor, sea Tony and Susan (1993), publicada en castellano al año siguiente por Ediciones Destino.
De hecho, Tony y Susan es una novela dentro de una novela. Susan Morrow recibe de su exmarido Edward, del que lleva separada veinte años, una copia de una novela que acaba de escribir para que le de su opinión. La novela en cuestión cuenta la historia de Tony Hastings, quien en un viaje a Maine de vacaciones con su mujer y su hijas, es sorprendido en la carretera por tres maleantes. El brutal y trágico encuentro se convertirá en una oscura pesadilla para Tony; al tiempo que la lectura de la novela irá suscitando en Susan el recuerdo de Edward y la hará reflexionar sobre su existencia aparentemente idílica con su actual familia.
Por cierto, hace un par de años esta potente e inquietante novela de Wright fue reeditada por la editorial Salamandra, con la misma traducción de Héctor Silva para Destino, pero con el título de Tres noches. Y me pregunto: ¿de verdad era necesario cambiarle el título?. 

Comentarios

  1. Quizás la editorial Salamandra necesitaba que la novela se reconociera más por ella misma que por Destino.
    Pues Tony y Susan es precioso.

    ResponderEliminar
  2. Jorge, que se reconociera más por "Tres noches". Es que a veces no me explico bien. ¡Ay!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ignoro cuales pueden sar las razones del cambio de título, pero que con ello solo consiguen confundir al lector, seguro.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).