Ir al contenido principal

Un hombre espera



    Un instante después, el comisario Myrick se tensaba ligeramente. Uno no pasa veinte años en vano al frente de una oficina de la Ley. Y en el mismo pueblo; uno, al cabo del tiempo, conoce el ambiente, lo huele. y es más: sabe exactamente lo que puede ocurrir en determinadas circunstancias.
    Por ejemplo, un desusado silencio en Big Springs.
    Un silencio que se había hecho de pronto.
    Es como el silencio de la muerte que llega por sorpresa.
    Casi todos los ruidos de la calle se habían apagado; solo quedaba un colorido rosa pálido sobre el polvo, unos pequeños remolinos del viento... Y un ambiente extraño, que incluso penetraba por la puerta entreabierta de la oficina. El comisario Myrick se puso en pie, y se acercó a la puerta, para olfatear aquella extraña tensión. Unos segundos más tarde, lo estaba viendo.
    Una calle casi solitaria, con los porches vacíos, solo algunos caballos trabados con los ataderos, y los últimos zumbidos de las moscas; una calle con ligera pendiente, rústica, con edificios de madera y dos o tres de ladrillo, todo viejo y castigado por los elementos.
    Y en el centro de la calle, un hombre: Ted Hollinger.

(Mortimer Cody, Orgullo de de rural, Editorial Rollán, Colección Rurales de Texas, 1967)

Comentarios

  1. Orgullo de rural es un título visionario, muy adecuado para alimentos que se venden en las neveras de los súpers.
    He de reconocer que se presiente algo ominoso; un facineroso que está a punto de doblar la esquina y que al comisario Myrick no le va a pillar desprevenido, pues menudo era el comisario para olfatear el peligro.

    ResponderEliminar
  2. Parece que hace hasta calor, si no, por qué iban a estar las moscas?. Eso es una pista. :-)

    Encantador, como siempre.

    ResponderEliminar
  3. De hecho solo faltan unas pocas "tumbleweeds", estas plantas rodadoras que suelen aparecer en los días ventosos en las polvorientas calles del pueblo para completar la descripción.
    Saludos a ambos.
    más

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

El prisionero 6865

Este hombre con aspecto demacrado que ven aquí es Giovannino Guareschi (1908-1968). En nada se parece físicamente al sano y risueño Guareschi, autor de la famosa serie humorística de Don Camilo. La fotografía está tomada en 1944 en el Lager 333 de Sandbostel. Al día siguiente del armisticio entre Italia y el ejército aliado en septiembre de 1943, Guareschi, soldado del ejército italiano en Alejandría, no pudo impedir ser capturado por los alemanes y enviado a un campo de concentración en Polonia. Más tarde fue trasladado a Alemania, donde permanecería hasta el final de la guerra.
Guareschi narró sus padecimientos, sensaciones y penurias como el prisionero 6865 en Diario clandestino1943-1945 (1949), singular testimonio en el que la realidad más cruda, el humor, la tristeza y, pese a todo, el optimismo, se mezclan de forma conmovedora. Fue ideado y empezado a redactar durante el internamiento en Polonia. Muchos de sus reflexiones e historias fueron leídas por el propio Guareschi a sus …