Ir al contenido principal

Aspiración de la escritura


Joseph Conrad al timón  del "Ready"
(En: J.G. Sutherland, At Sea with Joseph Conrad, 1922)

La ficción, cuando aspira a ser arte, apela al temperamento. Y en verdad, como la pintura, la música o cualquiera de las artes, debe ser el llamamiento de un temperamento individual a ese sinfín de temperamentos individuales, cuya fuerza sutil e irresistible dota al devenir de los acontecimientos de su sentido verdadero a la vez que configura la moral y el clima emocional de un lugar y de un tiempo. Para que este llamamiento surta efecto, la impresión debe llegarnos a través de los sentidos; de hecho, no puede hacerse de otro modo, porque el temperamento, ya sea individual o colectivo, no se aviene a razones. El arte, así, apela principalmente a los sentidos, y el objetivo artístico, cuando se expresa a través del lenguaje escrito, debe apelar igualmente a los sentidos si su anhelo más elevado es alcanzar el resorte secreto de la respuesta emocional. Debe aspirar tenazmente a la plasticidad de la escultura, al color de la pintura y a la mágica evocación de la música, que es el arte de las artes. Y sólo a través de una absoluta y firme devoción a la armonía perfecta de la forma y la sustancia, solo a través de una entrega infatigable y pertinaz a la modulación y al timbre de las frases, puede aproximarse a la plasticidad, al color, de manrera que la luz de la magia evocadora ilumine por un instante fugaz la superficie ordinaria de las palabras: de las viejas, viejas palabras, raídas y desfiguradas por siglos de uso negligente. 

(Del prólogo a El negro del "Narcissus", en Nota de autor, de Joseph Conrad, Ediciones La uÑa RoTa, 2013. Traducción de Eugenia Vázquez Nacarino)


Comentarios

  1. Hola Jorge, es muy buena esta reflexión.
    Me he acordado del instinto o ese sexto sentido donde la intuición es un fruto del instinto. Bien grandes maestros del arte nacieron con él y otros lo acabaron desarrollando en su vida: "no sé cómo, pero lo sabía".
    Comento esto porque el texto habla de los sentidos.
    A veces me fascina de qué manera el ser humano a lo largo de su vida hace obras casi sobrenaturales.
    A ese temperamento individual lo llamo "el silencio del artista", que incluso un cantante por ejemplo tiene que sentir en su soledad interna todo aquello que quiere evocar.
    Hace poco hice una entrada en mi blog titulada "Dotes del artista". Un riesgo para mi definir lo que a veces no llego a entender.
    Por si quieres leerlo, sin compromisos, dejo el enlace. Sólo por compartir.

    http://palidasonrisa.blogspot.com.es/

    Saludos


    ResponderEliminar
  2. ... escribe obras sobrenaturales... siendo viejas palabras, raídas y desfiguradas por siglos de uso negligente.
    La ficción quizás no sea tan imposible como nos parece. Ya sabemos de esa realidad subliminal que por aparecer, aparece hasta en los sueños.

    Perdón por mi extensión.

    ResponderEliminar
  3. Al contrario, L.N.J Gracias por tus sugerentes reflexiones.

    ResponderEliminar
  4. Este blog ha sido agraciado con el Premio Dardos. ¡Enhorabuena! y un saludo

    ResponderEliminar
  5. Y una frase que podría haber dicho Chesterton pero que firmó R.L.Stevenson: "El lenguaje no es más que un pobre farol con el que mostrar la vasta catedral del mundo". David M.V.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Molina de Tirso, por el premio. Un premio siempre es un estímulo.

    ResponderEliminar
  7. David, si lo dice RLS me parece bien. Si lo hubiese dicho Chesterton, también.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

El Centauro

Maurice de Guérin, nacido en 1810 en el castillo albigense de Caylar, en Andillac, y muerto en el mismo lugar poco antes de cumplir los veintinueve años, es uno de los más exquisitos poetas románticos franceses. Su obra, póstuma, es tan breve como corta fue su vida. Jules de Goncourt dijo que entre los poetas modernos solo Maurice de Guérin hizo el hallazgo de una lengua para hablar de los tiempos antiguos. También fue elogiado, entre otros, por Sainte-Beuve, Remy de Gourmont, Rilke y Mauriac.
En julio de 1954 se publicó en Albi (Tarn), en la Imprimerie Coopérative du Sud-Ouest, un librito de 44 páginas, en octavo, con su poema en prosa más celebrado, "Le Centaure", en el que un viejo compañero de Quirón, llamado Macareo, expone al adivino Melampo sus pensamientos sobre el paso del tiempo y evoca con nostalgia su vigorosa juventud. El poema fue dado a conocer por George Sand en 1840 en la Revue des Deux Mondes. 
La edición incluye, además del texto original, la traducción …