Ir al contenido principal

Aspiración de la escritura


Joseph Conrad al timón  del "Ready"
(En: J.G. Sutherland, At Sea with Joseph Conrad, 1922)

La ficción, cuando aspira a ser arte, apela al temperamento. Y en verdad, como la pintura, la música o cualquiera de las artes, debe ser el llamamiento de un temperamento individual a ese sinfín de temperamentos individuales, cuya fuerza sutil e irresistible dota al devenir de los acontecimientos de su sentido verdadero a la vez que configura la moral y el clima emocional de un lugar y de un tiempo. Para que este llamamiento surta efecto, la impresión debe llegarnos a través de los sentidos; de hecho, no puede hacerse de otro modo, porque el temperamento, ya sea individual o colectivo, no se aviene a razones. El arte, así, apela principalmente a los sentidos, y el objetivo artístico, cuando se expresa a través del lenguaje escrito, debe apelar igualmente a los sentidos si su anhelo más elevado es alcanzar el resorte secreto de la respuesta emocional. Debe aspirar tenazmente a la plasticidad de la escultura, al color de la pintura y a la mágica evocación de la música, que es el arte de las artes. Y sólo a través de una absoluta y firme devoción a la armonía perfecta de la forma y la sustancia, solo a través de una entrega infatigable y pertinaz a la modulación y al timbre de las frases, puede aproximarse a la plasticidad, al color, de manrera que la luz de la magia evocadora ilumine por un instante fugaz la superficie ordinaria de las palabras: de las viejas, viejas palabras, raídas y desfiguradas por siglos de uso negligente. 

(Del prólogo a El negro del "Narcissus", en Nota de autor, de Joseph Conrad, Ediciones La uÑa RoTa, 2013. Traducción de Eugenia Vázquez Nacarino)


Comentarios

  1. Hola Jorge, es muy buena esta reflexión.
    Me he acordado del instinto o ese sexto sentido donde la intuición es un fruto del instinto. Bien grandes maestros del arte nacieron con él y otros lo acabaron desarrollando en su vida: "no sé cómo, pero lo sabía".
    Comento esto porque el texto habla de los sentidos.
    A veces me fascina de qué manera el ser humano a lo largo de su vida hace obras casi sobrenaturales.
    A ese temperamento individual lo llamo "el silencio del artista", que incluso un cantante por ejemplo tiene que sentir en su soledad interna todo aquello que quiere evocar.
    Hace poco hice una entrada en mi blog titulada "Dotes del artista". Un riesgo para mi definir lo que a veces no llego a entender.
    Por si quieres leerlo, sin compromisos, dejo el enlace. Sólo por compartir.

    http://palidasonrisa.blogspot.com.es/

    Saludos


    ResponderEliminar
  2. ... escribe obras sobrenaturales... siendo viejas palabras, raídas y desfiguradas por siglos de uso negligente.
    La ficción quizás no sea tan imposible como nos parece. Ya sabemos de esa realidad subliminal que por aparecer, aparece hasta en los sueños.

    Perdón por mi extensión.

    ResponderEliminar
  3. Al contrario, L.N.J Gracias por tus sugerentes reflexiones.

    ResponderEliminar
  4. Este blog ha sido agraciado con el Premio Dardos. ¡Enhorabuena! y un saludo

    ResponderEliminar
  5. Y una frase que podría haber dicho Chesterton pero que firmó R.L.Stevenson: "El lenguaje no es más que un pobre farol con el que mostrar la vasta catedral del mundo". David M.V.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Molina de Tirso, por el premio. Un premio siempre es un estímulo.

    ResponderEliminar
  7. David, si lo dice RLS me parece bien. Si lo hubiese dicho Chesterton, también.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Johnson

Se cumplen 300 años del nacimiento de Samuel Johnson, un escritor tan enorme que por sí solo da nombre a toda una época de la literatura inglesa. Para festejar el aniversario nada mejor que leer alguna de sus obras, o adentrarse en la excepcional Vida de Samuel Johnson , doctor en Leyes , de James Boswell. Por mi parte aprovecho la ocasión para reproducir -ahora con ilustración incluida- la entrada que publiqué en este blog el 2 de marzo de 2007: "El otro vi, tuve en mis manos, una primera edición de Rasselas . Me incliné y la adoré." Así empieza Hilaire Belloc -este lado menos conocido del entrañable monstruo Chesterbelloc- una memorable reseña, recogida en Short Talks with the Dead (1928), de la novela de Samuel Johnson. Historia de Rasselas, príncipe de Abisinia se publicó en 1759 -el mismo año del Candide , de Voltaire, con el que a veces ha sido comparada- y es no sólo uno de los mejores libros del Doctor, sino uno de los más deliciosos productos literarios del siglo XV