Ir al contenido principal

Arqueología personal



Tal día como hoy, hace cuarenta años (sí, cómo pasa el tiempo), hacía la lectura y defensa de mi tesis doctoral en la entonces Facultad de Ciencias de la Universidad de Oviedo. El título de la tesis era: Estudio petrográfico del comportamiento mecánico de los mármoles bajo esfuerzos uniaxiales. La había empezado en la Universidad de Barcelona hacía unos tres años y fue la primera tesis de tema petrofísico que se leyó en la Universidad de Oviedo. El tribunal -formado por José Antonio Jiménez Salas, Alfredo San Miguel Arribas, José María Fúster Casas, Luis Carlos García de Figuerola y Modesto Montoto San Miguel (secretario y director de la tesis)- tuvo a bien concederme la calificación de sobresaliente "cum laude".
Meses después pasé por el estudio fotográfico Dolsé, de la ovetense calle Mendizábal, a hacerme una foto con el traje académico de doctor en ciencias (toga, birrete y muceta azul turquí). Para la ocasión Modesto Montoto me prestó el suyo que, a su vez, había pertenecido a su abuelo Maximino San Miguel de la Cámara (1887-1961), catedrático y fundador de la petrología moderna en España. Por unos momentos sentí sobre mis hombros todo el peso de la púrpura académica, y me sentí importante y abrumado. Desde entonces no he vuelto a llevar traje académico.

Comentarios

  1. Pues te sienta muy bien. Hablando de arqueología, hace una semana me hice con un ejemplar de "Celebración de la impostura" en muy buen estado. Me está gustando mucho.

    ResponderEliminar
  2. Celebro, José Luis, que te esté gustando "Celebración..." Ahí está parte de mi arqueología personal literaria.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. ¿Por qué te sentías abrumado? ¿puedo saberlo?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Por la responsabilidad que se me venía encima, como docente e investigador.

    ResponderEliminar
  5. Hola Jordi , no he vist mai aquesta foto, ha sigut una bona sorpresa i també dir-te que has sigut un molt bon professional. Petons

    ResponderEliminar
  6. Si lo has llevado a cabo, felicidades por esa sensación que te define una persona muy responsable y asertiva.

    Gracia por responder.

    ResponderEliminar
  7. Las fotografías antiguas tienen algo de petrológico, ¿verdad? El tiempo fosilizado en un instante. Nunca termino de saber si dicen más del pasado o del presente. En todo caso, permiten constatar el cambio, que es la manera como la piedra inerte nos dice que está viva.

    ResponderEliminar
  8. Espléndida comparación, Enric.

    ResponderEliminar
  9. Qué foto tan cuirsa! Me ha gustado mucho verla.

    ResponderEliminar
  10. Ya ves, Airin. El tiempo pasa.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Beber y no olvidar

Claudia Barrett: Invítame a un trago y escucharé sus problemas.
Tony Young: Si lo hago, quizás se me olviden.

(Taggart, 1964, de R. G. Springsteen. Guion de Robert Creighton Williams).

El granjero de Rowan Oak

En el verano de 1929 William Faukner se casó con Estelle Oldham Franklin, que se había divorciado de su esposo y había venido a Oxford con los dos hijos de este matrimonio, Malcolm y Victoria (conocida como Cho-Cho). Se casaron en la vieja iglesia presbiteriana de las afueras de Oxford que construyeron los esclavos sobre College Hill. Pasaron la luna de miel en Pascagoula, y fue allí donde Faulkner corrigió las galeradas de El sonido y la furia.
Al año siguiente, animado por los ingresos que le generaban sus relatos cortos en las revistas y la próxima publicación de sus libros en Inglaterra, Faulkner  compró Rowan Oak, una casa ante-bellum de Oxford, destartalada y necesitada de restauración. Por esta casa, adquirida por 6.000 $ y pagada a plazos de 75 $, lucharía Faulkner toda su vida  Como señala Michael Millgate (The Achievement of William Faulkner, 1966): "Visto hoy, el acto de adquirir tal casa se presenta como algo práctico a la vez que simbólico, que reafirma la decisión …