Ir al contenido principal

Apariencia y esquema


El poeta J. V. Foix solía felicitar las fiestas navideñas regalando a sus amigos una plaquette con un poema impreso. También podía haber regalado turrones de su pastelería, pero Foix lo tenía claro: una cosa es el negocio y otra la poesía. En 1960 reunió estas felicitaciones en un libro titulado Onze nadals i un cap d'any.
El poema, sin título, escogido para la Navidad de 1956 está datado en Port de la Selva y lleva un dibujo de Alexandre Galí.
La primera estrofa (de diez) dice así:

Ni em bato ni vaig al fort,
Ni forejo a l'hora extrema;
Cremo fulla i, en rec mort,
Sóc aparença i esquema.
I si als horts paro la trema
-Quan la lluna enclaustra el port-
Sóc aparença i esquema.   

¡FELICES FIESTAS!

Comentarios

  1. Lupo Ayllán y Sus Dementes23/12/13 10:26

    La farigola ?
    Bones festes Doctor .

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

El prisionero 6865

Este hombre con aspecto demacrado que ven aquí es Giovannino Guareschi (1908-1968). En nada se parece físicamente al sano y risueño Guareschi, autor de la famosa serie humorística de Don Camilo. La fotografía está tomada en 1944 en el Lager 333 de Sandbostel. Al día siguiente del armisticio entre Italia y el ejército aliado en septiembre de 1943, Guareschi, soldado del ejército italiano en Alejandría, no pudo impedir ser capturado por los alemanes y enviado a un campo de concentración en Polonia. Más tarde fue trasladado a Alemania, donde permanecería hasta el final de la guerra.
Guareschi narró sus padecimientos, sensaciones y penurias como el prisionero 6865 en Diario clandestino1943-1945 (1949), singular testimonio en el que la realidad más cruda, el humor, la tristeza y, pese a todo, el optimismo, se mezclan de forma conmovedora. Fue ideado y empezado a redactar durante el internamiento en Polonia. Muchos de sus reflexiones e historias fueron leídas por el propio Guareschi a sus …