Ir al contenido principal

Apariencia y esquema


El poeta J. V. Foix solía felicitar las fiestas navideñas regalando a sus amigos una plaquette con un poema impreso. También podía haber regalado turrones de su pastelería, pero Foix lo tenía claro: una cosa es el negocio y otra la poesía. En 1960 reunió estas felicitaciones en un libro titulado Onze nadals i un cap d'any.
El poema, sin título, escogido para la Navidad de 1956 está datado en Port de la Selva y lleva un dibujo de Alexandre Galí.
La primera estrofa (de diez) dice así:

Ni em bato ni vaig al fort,
Ni forejo a l'hora extrema;
Cremo fulla i, en rec mort,
Sóc aparença i esquema.
I si als horts paro la trema
-Quan la lluna enclaustra el port-
Sóc aparença i esquema.   

¡FELICES FIESTAS!

Comentarios

  1. Lupo Ayllán y Sus Dementes23/12/13 10:26

    La farigola ?
    Bones festes Doctor .

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…