Ir al contenido principal

Harry Brown

Harry Brown (1917-1986)

Descubrí a Harry Brown a través del cine. La película Un paseo bajo el sol (A Walk in the Sun, 1945), dirigida por Lewis Milestone y protagonizada por Dana Andrews, tiene un guíon de Robert Rossen basado en la novela homónima de Harry Brown. La película, a mi entender una de las mejores que se rodaron sobre la II Guerra Mundial, narra las vivencias de un pelotón de infantería durante la invasión de Italia, y refleja perfectamente el carácter crudo y realista de la novela de Brown, publicada dos años antes.
Nacido en Portland, Maine, Harry Brown estudió en Harvard y sin llegar a terminar los estudios se trasladó a Nueva York, donde entró en las redacciones de las revistas Time y The New Yorker. Al comienzo de la guerra se alistó en el ejército y fue colaborador de la revista Yank. Aunque escribió novelas y obras de teatro, sus inicios literarios lo fueron como poeta. Se dio a conocer con The Poem of Bunker Hill (1941), un largo poema narrativo de aliento épico, al que siguió End of a Decade el mismo año, publicado por la prestigiosa New Directions. Dos años más tarde salió, en la misma editorial, The Violent.
Después de la guerra Brown se trasladó a Hollywood y trabajó como guionista. Algunas de las películas con guiones suyos son: Arenas sangrientas, Un lugar en el sol, Todos los hermanos eran valientes o La cuadrilla de los once. A principios de los años sesenta se mudó a México para dedicarse en exclusiva a la escritura de novelas.
Su último poemario, The Beast in His Hunger (1949), contiene algunos de sus mejores poemas, entre los que destaca "The Conquerors", un poema de la guerra "dramatizado". A Harry Brown se le recuerda hoy en día más como guionista de cine que como novelista o poeta. Sin embargo, A Walk in the Sun es una excelente novela y sus poemas, en especial los de carácter  bélico, no desmerecen al lado de otros de sus  contemporáneos Karl Shapiro o Randall Jarrell.

Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.