Ir al contenido principal

Como en TV



De súbito, se oyó un tremendo rugido. Keefe giró en redondo. Ya tenía en la mano una navaja automática, cuya hoja, de quince centímetros, buscó venenosamente el bajo vientre de Blunt.
Pero el objetivo ya no estaba en el sitio donde Keefe esperaba alcanzarlo. Blunt había saltado hacia su derecha y, antes de que el hampón pudiera recobrarse, le arréo un tremendo puntapié en el costado izquierdo, haciéndole rodar por el suelo.
Keefe gruñó. El arma se escapó de sus manos. Blunt se inclinó, la plegó y se la guardó en un bolsillo. Keefe se sentaba en aquel instante y lo dejó sin sentido de un puntapié en la mandíbula.
  -Parece que esté viendo una película en la televisión- comentó Phyllis.

(Clark Carrados, El muerto estorba, Ediciones B, Colección Punto Rojo, 1994)

Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.