Ir al contenido principal

"La flauta mágica": conexiones geológicas (y III)

Ludwig Alois von Köchel (1800-1877) 

La flauta mágica fue la última ópera que compuso Mozart. Lleva el número de catálogo K.620. La K es por Köchel. 
Ludwig Alois von Köchel, un licenciado en Derecho por la universidad de Viena, gran melómano, apasionado de la música de Mozart y miembro de la Mozarteum de Salzburgo, emprendió la ingente tarea de sistematizar todas las composiciones de Mozart mediante un "catálogo cronológico-temático", tarea que le llevó varios años y que finalmente editó en 1862. Pero Köchel. además de Mozart, tenía otros intereses.
Gracias a su rentas, Köchel pudo dedicarse sin restricciones a su otra gran pasión: las ciencias naturales, en especial la botánica, la geología y la mineralogía. Con el fin de recolectar especímenes, recorrió el norte de África y la Península Ibérica, así como varios países europeos. En 1859 publicó un monografía sobre los minerales del área de Salzburgo.
En memoria de Von Born y Giesecke fueron bautizadas dos nuevas especies minerales: la bornita (un sulfuro de hierro y cobre) y la gieseckita (un producto de la alteración de la nefelina). También Köchel tiene su mineral, la kochelita (un producto de alteración de la fergusonita). Los tres forman una especie de "tríada mozartiana" del reino mineral en honor al autor de La flauta mágica.  

Comentarios

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…