Ir al contenido principal

Amores y monumentos

Eduard Toda, disfrazado de momia en el Museo de Bulaq, 1885.
(Fotografía del fondo Toda de la Biblioteca Museo Víctor Balaguer, Vilanova i la Geltrú)

En 1884 el diplomático Eduard Toda i Güell fue destinado vicecónsul español en El Cairo. Toda aprovechó su estancia en la capital egipcia para visitar los principales monumentos de los antiguos faraones y reunir una notable colección de objetos anticuarios.
En uno de sus cuadernos de notas describe los lugares visitados, alternando los comentarios relativos a los viajes con otros de carácter más íntimo. Curiosamente Toda escribe en catalán los primeros, pero reserva el inglés para los segundos. Así, por ejemplo, en la entrada del 23 de abril escribe*:
A las once de la mañana he hecho una visita oficial al Virrey de Egipto Mahomed Twefick. Es un joven de unos 35 a 40 años, cara ancha, bajo, barba clara y manos carnosas. Me ha recibido muy bien preguntándome por mis viajes. Todo vulgar: no es ciertamente el hombre que Egipto necesita en los momentos actuales. Parece una persona de bien, pero eso no es suficiente.
A las once de la noche visita al barrio árabe. Aquí he intimado bastante con Hamida, una joven árabe con unos ojos preciosos y de color marrón. Hemos tenido momentos de amor singulares, sin entender una sola palabra el uno del otro.
En agosto se lamenta (en inglés) de otra de sus amistades femeninas:
Amante Joyce era una joven de unos veinte años, una belleza espléndida, en todos los sentidos de la palabra. Pues bien, a mi me gustaba mucho, pero no tuve la misma suerte con ella, de modo que después de intentarlo mucho, tuve que abandonar mi predilección por ella. Fue una pena, porque ¡es tan bonita! ¡Y encima será propiedad de un griego! ¡Que lo cuelguen! Adiós para siempre.
Y unos meses más tarde:
.. me participan el casamiento de A. Joyce con su griego. Me sabe muy mal, Imagino que ahora ya la he perdido para siempre, y todavía la quiero. ¡Es tan bonita y encantadora! ¡Que Dios tenga piedad de mi, o de ella, o de los dos!   

* Dietari de viatges d'Eduard Toda i Güell, 1876-1891, Museu d'Arqueologia Salvador Vilaseca, Reus, 2008.  

Comentarios

  1. Muy interesante el artículo, me ha ayudado a entender la que desde ahora será mi foto favorita, gracias :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.