Ir al contenido principal

Amores y monumentos

Eduard Toda, disfrazado de momia en el Museo de Bulaq, 1885.
(Fotografía del fondo Toda de la Biblioteca Museo Víctor Balaguer, Vilanova i la Geltrú)

En 1884 el diplomático Eduard Toda i Güell fue destinado vicecónsul español en El Cairo. Toda aprovechó su estancia en la capital egipcia para visitar los principales monumentos de los antiguos faraones y reunir una notable colección de objetos anticuarios.
En uno de sus cuadernos de notas describe los lugares visitados, alternando los comentarios relativos a los viajes con otros de carácter más íntimo. Curiosamente Toda escribe en catalán los primeros, pero reserva el inglés para los segundos. Así, por ejemplo, en la entrada del 23 de abril escribe*:
A las once de la mañana he hecho una visita oficial al Virrey de Egipto Mahomed Twefick. Es un joven de unos 35 a 40 años, cara ancha, bajo, barba clara y manos carnosas. Me ha recibido muy bien preguntándome por mis viajes. Todo vulgar: no es ciertamente el hombre que Egipto necesita en los momentos actuales. Parece una persona de bien, pero eso no es suficiente.
A las once de la noche visita al barrio árabe. Aquí he intimado bastante con Hamida, una joven árabe con unos ojos preciosos y de color marrón. Hemos tenido momentos de amor singulares, sin entender una sola palabra el uno del otro.
En agosto se lamenta (en inglés) de otra de sus amistades femeninas:
Amante Joyce era una joven de unos veinte años, una belleza espléndida, en todos los sentidos de la palabra. Pues bien, a mi me gustaba mucho, pero no tuve la misma suerte con ella, de modo que después de intentarlo mucho, tuve que abandonar mi predilección por ella. Fue una pena, porque ¡es tan bonita! ¡Y encima será propiedad de un griego! ¡Que lo cuelguen! Adiós para siempre.
Y unos meses más tarde:
.. me participan el casamiento de A. Joyce con su griego. Me sabe muy mal, Imagino que ahora ya la he perdido para siempre, y todavía la quiero. ¡Es tan bonita y encantadora! ¡Que Dios tenga piedad de mi, o de ella, o de los dos!   

* Dietari de viatges d'Eduard Toda i Güell, 1876-1891, Museu d'Arqueologia Salvador Vilaseca, Reus, 2008.  

Comentarios

  1. Muy interesante el artículo, me ha ayudado a entender la que desde ahora será mi foto favorita, gracias :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…