Ir al contenido principal

Amores y monumentos

Eduard Toda, disfrazado de momia en el Museo de Bulaq, 1885.
(Fotografía del fondo Toda de la Biblioteca Museo Víctor Balaguer, Vilanova i la Geltrú)

En 1884 el diplomático Eduard Toda i Güell fue destinado vicecónsul español en El Cairo. Toda aprovechó su estancia en la capital egipcia para visitar los principales monumentos de los antiguos faraones y reunir una notable colección de objetos anticuarios.
En uno de sus cuadernos de notas describe los lugares visitados, alternando los comentarios relativos a los viajes con otros de carácter más íntimo. Curiosamente Toda escribe en catalán los primeros, pero reserva el inglés para los segundos. Así, por ejemplo, en la entrada del 23 de abril escribe*:
A las once de la mañana he hecho una visita oficial al Virrey de Egipto Mahomed Twefick. Es un joven de unos 35 a 40 años, cara ancha, bajo, barba clara y manos carnosas. Me ha recibido muy bien preguntándome por mis viajes. Todo vulgar: no es ciertamente el hombre que Egipto necesita en los momentos actuales. Parece una persona de bien, pero eso no es suficiente.
A las once de la noche visita al barrio árabe. Aquí he intimado bastante con Hamida, una joven árabe con unos ojos preciosos y de color marrón. Hemos tenido momentos de amor singulares, sin entender una sola palabra el uno del otro.
En agosto se lamenta (en inglés) de otra de sus amistades femeninas:
Amante Joyce era una joven de unos veinte años, una belleza espléndida, en todos los sentidos de la palabra. Pues bien, a mi me gustaba mucho, pero no tuve la misma suerte con ella, de modo que después de intentarlo mucho, tuve que abandonar mi predilección por ella. Fue una pena, porque ¡es tan bonita! ¡Y encima será propiedad de un griego! ¡Que lo cuelguen! Adiós para siempre.
Y unos meses más tarde:
.. me participan el casamiento de A. Joyce con su griego. Me sabe muy mal, Imagino que ahora ya la he perdido para siempre, y todavía la quiero. ¡Es tan bonita y encantadora! ¡Que Dios tenga piedad de mi, o de ella, o de los dos!   

* Dietari de viatges d'Eduard Toda i Güell, 1876-1891, Museu d'Arqueologia Salvador Vilaseca, Reus, 2008.  

Comentarios

  1. Muy interesante el artículo, me ha ayudado a entender la que desde ahora será mi foto favorita, gracias :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).