Ir al contenido principal

Amores y monumentos

Eduard Toda, disfrazado de momia en el Museo de Bulaq, 1885.
(Fotografía del fondo Toda de la Biblioteca Museo Víctor Balaguer, Vilanova i la Geltrú)

En 1884 el diplomático Eduard Toda i Güell fue destinado vicecónsul español en El Cairo. Toda aprovechó su estancia en la capital egipcia para visitar los principales monumentos de los antiguos faraones y reunir una notable colección de objetos anticuarios.
En uno de sus cuadernos de notas describe los lugares visitados, alternando los comentarios relativos a los viajes con otros de carácter más íntimo. Curiosamente Toda escribe en catalán los primeros, pero reserva el inglés para los segundos. Así, por ejemplo, en la entrada del 23 de abril escribe*:
A las once de la mañana he hecho una visita oficial al Virrey de Egipto Mahomed Twefick. Es un joven de unos 35 a 40 años, cara ancha, bajo, barba clara y manos carnosas. Me ha recibido muy bien preguntándome por mis viajes. Todo vulgar: no es ciertamente el hombre que Egipto necesita en los momentos actuales. Parece una persona de bien, pero eso no es suficiente.
A las once de la noche visita al barrio árabe. Aquí he intimado bastante con Hamida, una joven árabe con unos ojos preciosos y de color marrón. Hemos tenido momentos de amor singulares, sin entender una sola palabra el uno del otro.
En agosto se lamenta (en inglés) de otra de sus amistades femeninas:
Amante Joyce era una joven de unos veinte años, una belleza espléndida, en todos los sentidos de la palabra. Pues bien, a mi me gustaba mucho, pero no tuve la misma suerte con ella, de modo que después de intentarlo mucho, tuve que abandonar mi predilección por ella. Fue una pena, porque ¡es tan bonita! ¡Y encima será propiedad de un griego! ¡Que lo cuelguen! Adiós para siempre.
Y unos meses más tarde:
.. me participan el casamiento de A. Joyce con su griego. Me sabe muy mal, Imagino que ahora ya la he perdido para siempre, y todavía la quiero. ¡Es tan bonita y encantadora! ¡Que Dios tenga piedad de mi, o de ella, o de los dos!   

* Dietari de viatges d'Eduard Toda i Güell, 1876-1891, Museu d'Arqueologia Salvador Vilaseca, Reus, 2008.  

Comentarios

  1. Muy interesante el artículo, me ha ayudado a entender la que desde ahora será mi foto favorita, gracias :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…