Ir al contenido principal

Literatura de ceño fruncido

En las novelas del siglo XVIII los personajes, tanto hombres como mujeres, suelen ser de lágrima fácil y los lloros a moco tendido, frecuentes (el pañuelo es aquí prenda imprescindible).
En la novela decimonónica, en cambio, son los sofocos, vahídos y desmayos (que rápidamente se alivian gracias al socorrido frasco de las sales) los que abundan, sobre todo entre las protagonistas femeninas, sean damas o damiselas. También se ruborizan con facilidad y dan respingos y hacen mohínes.
¿Y en la novela del siglo XX, qué les pasa a los personajes?
Pues pasa que casi todo el mundo, en un momento u otro, "frunce el ceño".
Hay que ver la de veces que los personajes en las novelas contemporáneas arrugan el entrecejo. Eso si no les da por "enarcar las cejas".
Total, que se pasan el tiempo haciendo visajes.
   

Comentarios

  1. Sí, está en lo cierto y los efectos colaterales de empeñarse en dotar a tal gesto de universal representación de la emoción, sea la que fuere, son devastadores. No hay más que fijarse en la abundancia de arrugas en la frente, sobre todo las mujeres que, al fin, somos las que más leemos. Algún día los escritores deberán de asumir su culpabilidad en la creación de esas horrendas arrugas verticales del entrecejo.
    Confío en que no se ponga de moda la frase leída en una novela del XXI: apretó los dientes y guiñó los ojos, luego sonrió con sarcasmo antes de salir por la puerta. ¿Se imagina el estropicio estético si esa frase triunfa? Un horror.

    ResponderEliminar
  2. Es evidente que hay una tendencia a dejarse llevar por los clichés más manidos. Seguramente por pereza mental a la hora de escribir.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…