Ir al contenido principal

Huída


  La agarró por los cabellos, y de un tirón la puso de pie, para, sin transición, empujarla hacia la puerta, contra la que se estrelló Isabella. Isabella, que se había soltado el cabello, que se había puesto hermosa, que se había convertido en una muijer excitante, para morir... y no de amor precisamente.
  Para morir a manos del implacable Malcolm Shannon, el agente Octopus.
  De todos modos, aún aturdida, Isabella quiso aferrarse a una posibilidad. Iría con Malcolm hasta la trampa del helicóptero... Sí, iría hasta allí, y...
  Iba por el pasillo, empujada, zarandeada, se sentía humillada... Sus carnes a la vista, su cuerpo inútil contra aquel vendaval, contra el acero de aquel hombre...

(Lou Carrigan, En mi góndola te espero, Ediciones B, Colección Punto Rojo, 1993)

Comentarios

  1. Qué título, qué prosa, qué arte...

    ResponderEliminar
  2. Espero poder ir ofreciendo más ejemplos de prosa "pulp" en español. ¡Hay verdaderas perlas!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Los otros días en un pequeño pueblo de la Sierra Norte de Sevilla, 600 habitantes, había un señor mayor sentado en una silla de hierro viejo en la puerta de la calle.
    La puerta muy antigua de madera carcomida, la fachada pintada de verde agua con unas ventanas muy pequeñas vestidas de tela roída. Sobre las tejas de la casa había una paloma que casi se podía acariciar por la pequeña estatura del hogar.
    Este señor tenía unas gafas que le faltaban una patilla y leía una novela de Lou Carrigan. Me acerqué para pedirle permiso y hacerle una foto y me preguntó que para qué. Le dije, me ha recordado usted a mi abuelo y a mi padre cuando leían estas novelas. Y él me contestó:

    ¿Viven?. No, le dije.

    Pues entonces déjalos muertos y a mí tranquilo.
    ¡Malditos periodistas!

    Perdone usted señor. Me fui y solo subir al coche empecé a reírme de esa situación que recuerdo como una estampa, atrás en el tiempo.

    ¡Benditas perlas, benditos recuerdos!.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Maravillosa anécdota la que cuenta, L.N.J.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…