Ir al contenido principal

Huída


  La agarró por los cabellos, y de un tirón la puso de pie, para, sin transición, empujarla hacia la puerta, contra la que se estrelló Isabella. Isabella, que se había soltado el cabello, que se había puesto hermosa, que se había convertido en una muijer excitante, para morir... y no de amor precisamente.
  Para morir a manos del implacable Malcolm Shannon, el agente Octopus.
  De todos modos, aún aturdida, Isabella quiso aferrarse a una posibilidad. Iría con Malcolm hasta la trampa del helicóptero... Sí, iría hasta allí, y...
  Iba por el pasillo, empujada, zarandeada, se sentía humillada... Sus carnes a la vista, su cuerpo inútil contra aquel vendaval, contra el acero de aquel hombre...

(Lou Carrigan, En mi góndola te espero, Ediciones B, Colección Punto Rojo, 1993)

Comentarios

  1. Qué título, qué prosa, qué arte...

    ResponderEliminar
  2. Espero poder ir ofreciendo más ejemplos de prosa "pulp" en español. ¡Hay verdaderas perlas!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Los otros días en un pequeño pueblo de la Sierra Norte de Sevilla, 600 habitantes, había un señor mayor sentado en una silla de hierro viejo en la puerta de la calle.
    La puerta muy antigua de madera carcomida, la fachada pintada de verde agua con unas ventanas muy pequeñas vestidas de tela roída. Sobre las tejas de la casa había una paloma que casi se podía acariciar por la pequeña estatura del hogar.
    Este señor tenía unas gafas que le faltaban una patilla y leía una novela de Lou Carrigan. Me acerqué para pedirle permiso y hacerle una foto y me preguntó que para qué. Le dije, me ha recordado usted a mi abuelo y a mi padre cuando leían estas novelas. Y él me contestó:

    ¿Viven?. No, le dije.

    Pues entonces déjalos muertos y a mí tranquilo.
    ¡Malditos periodistas!

    Perdone usted señor. Me fui y solo subir al coche empecé a reírme de esa situación que recuerdo como una estampa, atrás en el tiempo.

    ¡Benditas perlas, benditos recuerdos!.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Maravillosa anécdota la que cuenta, L.N.J.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

El prisionero 6865

Este hombre con aspecto demacrado que ven aquí es Giovannino Guareschi (1908-1968). En nada se parece físicamente al sano y risueño Guareschi, autor de la famosa serie humorística de Don Camilo. La fotografía está tomada en 1944 en el Lager 333 de Sandbostel. Al día siguiente del armisticio entre Italia y el ejército aliado en septiembre de 1943, Guareschi, soldado del ejército italiano en Alejandría, no pudo impedir ser capturado por los alemanes y enviado a un campo de concentración en Polonia. Más tarde fue trasladado a Alemania, donde permanecería hasta el final de la guerra.
Guareschi narró sus padecimientos, sensaciones y penurias como el prisionero 6865 en Diario clandestino1943-1945 (1949), singular testimonio en el que la realidad más cruda, el humor, la tristeza y, pese a todo, el optimismo, se mezclan de forma conmovedora. Fue ideado y empezado a redactar durante el internamiento en Polonia. Muchos de sus reflexiones e historias fueron leídas por el propio Guareschi a sus …