Ir al contenido principal

Huída


  La agarró por los cabellos, y de un tirón la puso de pie, para, sin transición, empujarla hacia la puerta, contra la que se estrelló Isabella. Isabella, que se había soltado el cabello, que se había puesto hermosa, que se había convertido en una muijer excitante, para morir... y no de amor precisamente.
  Para morir a manos del implacable Malcolm Shannon, el agente Octopus.
  De todos modos, aún aturdida, Isabella quiso aferrarse a una posibilidad. Iría con Malcolm hasta la trampa del helicóptero... Sí, iría hasta allí, y...
  Iba por el pasillo, empujada, zarandeada, se sentía humillada... Sus carnes a la vista, su cuerpo inútil contra aquel vendaval, contra el acero de aquel hombre...

(Lou Carrigan, En mi góndola te espero, Ediciones B, Colección Punto Rojo, 1993)

Comentarios

  1. Qué título, qué prosa, qué arte...

    ResponderEliminar
  2. Espero poder ir ofreciendo más ejemplos de prosa "pulp" en español. ¡Hay verdaderas perlas!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Los otros días en un pequeño pueblo de la Sierra Norte de Sevilla, 600 habitantes, había un señor mayor sentado en una silla de hierro viejo en la puerta de la calle.
    La puerta muy antigua de madera carcomida, la fachada pintada de verde agua con unas ventanas muy pequeñas vestidas de tela roída. Sobre las tejas de la casa había una paloma que casi se podía acariciar por la pequeña estatura del hogar.
    Este señor tenía unas gafas que le faltaban una patilla y leía una novela de Lou Carrigan. Me acerqué para pedirle permiso y hacerle una foto y me preguntó que para qué. Le dije, me ha recordado usted a mi abuelo y a mi padre cuando leían estas novelas. Y él me contestó:

    ¿Viven?. No, le dije.

    Pues entonces déjalos muertos y a mí tranquilo.
    ¡Malditos periodistas!

    Perdone usted señor. Me fui y solo subir al coche empecé a reírme de esa situación que recuerdo como una estampa, atrás en el tiempo.

    ¡Benditas perlas, benditos recuerdos!.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Maravillosa anécdota la que cuenta, L.N.J.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.