Ir al contenido principal

Conrad en Oriente


Recientemente la nueva editorial La Línea del Horizonte ha publicado El Oriente de Joseph Conrad, del que es autor Salvador Sediles. El libro, muy bien ilustrado con imágenes de la época y -salvo  erratas en algunas de las fechas- de una excelente factura, narra los viajes de marino Jósef Korzeniowski por los puertos orientales, especialmente por el archipiélago malayo; y lo hace relacionándolos con los que más tarde serán los escenarios naturales de muchos de sus relatos y novelas. Era un libro que se echaba en falta en la bibliografía conradiana en español, y contiene una interesante y valiosa información.
Hay, sin embargo, un dato que no me encaja. Dice el autor: "Seis semanas es el tiempo que pasa (Conrad) por primera vez en Singapur, tiempo que acaba en mayo de 1883 cuando encuentra la forma de volver a Inglaterra a bordo del vapor español León XIII al mando del capitán López y con destino a Liverpool."
Es cierto que en mayo de 1883 Conrad decide regresar a Inglaterra y se embarca en un vapor de pasajeros que le llevará a Liverpool, pero dudo que fuera el León XIII, pues este buque fue construído en Glasgow  en 1888 y más tarde lo compró la Compañía Trasatlántica, que en 1896 lo rebautizó como León XIII. Los que alrededor de 1883 hacían la línea de Filipinas (De Manila a Liverpool, o Génova, Barcelona o Le Havre, según los casos), eran otros buques-correo de la Cía. Trasatlántica, concretamente: "Isla de Panay", "Isla de Luzón", "Isla de Cebú" e "Isla de Mindanao". ¿Pudo ser alguno de estos buques el que tomara Conrad para regresar a Inglaterra? Es posible, pero las biografías que he podido consultar nada dicen al respecto. En cuanto al "capitán López" tampoco he encontrado datos. ¿Podría referirse a Antonio López y López, primer marqués de Comillas, fundador de la citada naviera? Pero Antonio López no pilotaba barcos.
  

Comentarios

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Beber y no olvidar

Claudia Barrett: Invítame a un trago y escucharé sus problemas.
Tony Young: Si lo hago, quizás se me olviden.

(Taggart, 1964, de R. G. Springsteen. Guion de Robert Creighton Williams).

El granjero de Rowan Oak

En el verano de 1929 William Faukner se casó con Estelle Oldham Franklin, que se había divorciado de su esposo y había venido a Oxford con los dos hijos de este matrimonio, Malcolm y Victoria (conocida como Cho-Cho). Se casaron en la vieja iglesia presbiteriana de las afueras de Oxford que construyeron los esclavos sobre College Hill. Pasaron la luna de miel en Pascagoula, y fue allí donde Faulkner corrigió las galeradas de El sonido y la furia.
Al año siguiente, animado por los ingresos que le generaban sus relatos cortos en las revistas y la próxima publicación de sus libros en Inglaterra, Faulkner  compró Rowan Oak, una casa ante-bellum de Oxford, destartalada y necesitada de restauración. Por esta casa, adquirida por 6.000 $ y pagada a plazos de 75 $, lucharía Faulkner toda su vida  Como señala Michael Millgate (The Achievement of William Faulkner, 1966): "Visto hoy, el acto de adquirir tal casa se presenta como algo práctico a la vez que simbólico, que reafirma la decisión …