Ir al contenido principal

Conrad en Oriente


Recientemente la nueva editorial La Línea del Horizonte ha publicado El Oriente de Joseph Conrad, del que es autor Salvador Sediles. El libro, muy bien ilustrado con imágenes de la época y -salvo  erratas en algunas de las fechas- de una excelente factura, narra los viajes de marino Jósef Korzeniowski por los puertos orientales, especialmente por el archipiélago malayo; y lo hace relacionándolos con los que más tarde serán los escenarios naturales de muchos de sus relatos y novelas. Era un libro que se echaba en falta en la bibliografía conradiana en español, y contiene una interesante y valiosa información.
Hay, sin embargo, un dato que no me encaja. Dice el autor: "Seis semanas es el tiempo que pasa (Conrad) por primera vez en Singapur, tiempo que acaba en mayo de 1883 cuando encuentra la forma de volver a Inglaterra a bordo del vapor español León XIII al mando del capitán López y con destino a Liverpool."
Es cierto que en mayo de 1883 Conrad decide regresar a Inglaterra y se embarca en un vapor de pasajeros que le llevará a Liverpool, pero dudo que fuera el León XIII, pues este buque fue construído en Glasgow  en 1888 y más tarde lo compró la Compañía Trasatlántica, que en 1896 lo rebautizó como León XIII. Los que alrededor de 1883 hacían la línea de Filipinas (De Manila a Liverpool, o Génova, Barcelona o Le Havre, según los casos), eran otros buques-correo de la Cía. Trasatlántica, concretamente: "Isla de Panay", "Isla de Luzón", "Isla de Cebú" e "Isla de Mindanao". ¿Pudo ser alguno de estos buques el que tomara Conrad para regresar a Inglaterra? Es posible, pero las biografías que he podido consultar nada dicen al respecto. En cuanto al "capitán López" tampoco he encontrado datos. ¿Podría referirse a Antonio López y López, primer marqués de Comillas, fundador de la citada naviera? Pero Antonio López no pilotaba barcos.
  

Comentarios

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…