Ir al contenido principal

Nuevo espacio cultural

"N.Y. Police", dibujo de Álvarez Cabrero

El pasado 24 de mayo tuvo lugar en Oviedo la inauguración del taller y sala de arte Falcón Espacio Creativo, dirigido por Lucía Falcón, con una exposición del artista plástico Álvarez Cabrero. En el acto se presentó el libro Mensajes de un mundo dibujado, editado por Septem Ediciones y coordinado por Antonio Valle, en el que 32 autores pusieron palabras a 15 dibujos de Álvarez Cabrero. Algunos tuvimos la ocasión de leer nuestras aportaciones a dicho libro. La mía fue un microrrelato basado en el dibujo titulado "N.Y. Police":


"Como decía el viejo MacKenna, para ser policía en Nueva York hay que ser o muy listo o muy gilipollas. Yo nunca fui muy listo, de modo que debo ser un gilipollas. Y eso que el viejo me lo advirtió antes de retirarse. Me dijo, chico, aléjate de Bonetti o saldrás escaldado, hazme caso, te lo digo yo que sé de qué va la cosa. Pero no le hice caso. Estaba yo demasiado obcecado por aquel entonces. El caso es que Frank Bonetti me hizo una proposición que no pude esquivar. Quiero decir, era una pasta y yo necesitaba el dinero para pagar la hipoteca y las malditas deudas de las apuestas. En fin, que me ha tenido agarrado por las pelotas el muy cabrón y cuando quise darme el piro ya era tarde. Es jodido ser poli en Nueva York si uno es un gilipolllas como yo. Tenía que haberle hecho caso al bueno de MacKenna. Es que no aprendo, cagoenlaleche. Si no qué pinto yo aquí, en este callejón de mierda, muerto de miedo, haciendo el paripé de perseguir a unos matones de Bonetti y confiando en que no se le vaya la olla a alguno de ellos y me descerraje un tiro que me deje seco, aquí mismo, en la puta calle."

          

Comentarios

  1. Un micro que armoniza a la perfección con la ilustración que lo encabeza. El tono está a la altura de las buenas novelas de polis y ladrones.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).