Ir al contenido principal

Nuevo espacio cultural

"N.Y. Police", dibujo de Álvarez Cabrero

El pasado 24 de mayo tuvo lugar en Oviedo la inauguración del taller y sala de arte Falcón Espacio Creativo, dirigido por Lucía Falcón, con una exposición del artista plástico Álvarez Cabrero. En el acto se presentó el libro Mensajes de un mundo dibujado, editado por Septem Ediciones y coordinado por Antonio Valle, en el que 32 autores pusieron palabras a 15 dibujos de Álvarez Cabrero. Algunos tuvimos la ocasión de leer nuestras aportaciones a dicho libro. La mía fue un microrrelato basado en el dibujo titulado "N.Y. Police":


"Como decía el viejo MacKenna, para ser policía en Nueva York hay que ser o muy listo o muy gilipollas. Yo nunca fui muy listo, de modo que debo ser un gilipollas. Y eso que el viejo me lo advirtió antes de retirarse. Me dijo, chico, aléjate de Bonetti o saldrás escaldado, hazme caso, te lo digo yo que sé de qué va la cosa. Pero no le hice caso. Estaba yo demasiado obcecado por aquel entonces. El caso es que Frank Bonetti me hizo una proposición que no pude esquivar. Quiero decir, era una pasta y yo necesitaba el dinero para pagar la hipoteca y las malditas deudas de las apuestas. En fin, que me ha tenido agarrado por las pelotas el muy cabrón y cuando quise darme el piro ya era tarde. Es jodido ser poli en Nueva York si uno es un gilipolllas como yo. Tenía que haberle hecho caso al bueno de MacKenna. Es que no aprendo, cagoenlaleche. Si no qué pinto yo aquí, en este callejón de mierda, muerto de miedo, haciendo el paripé de perseguir a unos matones de Bonetti y confiando en que no se le vaya la olla a alguno de ellos y me descerraje un tiro que me deje seco, aquí mismo, en la puta calle."

          

Comentarios

  1. Un micro que armoniza a la perfección con la ilustración que lo encabeza. El tono está a la altura de las buenas novelas de polis y ladrones.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).