Ir al contenido principal

Nuevo espacio cultural

"N.Y. Police", dibujo de Álvarez Cabrero

El pasado 24 de mayo tuvo lugar en Oviedo la inauguración del taller y sala de arte Falcón Espacio Creativo, dirigido por Lucía Falcón, con una exposición del artista plástico Álvarez Cabrero. En el acto se presentó el libro Mensajes de un mundo dibujado, editado por Septem Ediciones y coordinado por Antonio Valle, en el que 32 autores pusieron palabras a 15 dibujos de Álvarez Cabrero. Algunos tuvimos la ocasión de leer nuestras aportaciones a dicho libro. La mía fue un microrrelato basado en el dibujo titulado "N.Y. Police":


"Como decía el viejo MacKenna, para ser policía en Nueva York hay que ser o muy listo o muy gilipollas. Yo nunca fui muy listo, de modo que debo ser un gilipollas. Y eso que el viejo me lo advirtió antes de retirarse. Me dijo, chico, aléjate de Bonetti o saldrás escaldado, hazme caso, te lo digo yo que sé de qué va la cosa. Pero no le hice caso. Estaba yo demasiado obcecado por aquel entonces. El caso es que Frank Bonetti me hizo una proposición que no pude esquivar. Quiero decir, era una pasta y yo necesitaba el dinero para pagar la hipoteca y las malditas deudas de las apuestas. En fin, que me ha tenido agarrado por las pelotas el muy cabrón y cuando quise darme el piro ya era tarde. Es jodido ser poli en Nueva York si uno es un gilipolllas como yo. Tenía que haberle hecho caso al bueno de MacKenna. Es que no aprendo, cagoenlaleche. Si no qué pinto yo aquí, en este callejón de mierda, muerto de miedo, haciendo el paripé de perseguir a unos matones de Bonetti y confiando en que no se le vaya la olla a alguno de ellos y me descerraje un tiro que me deje seco, aquí mismo, en la puta calle."

          

Comentarios

  1. Un micro que armoniza a la perfección con la ilustración que lo encabeza. El tono está a la altura de las buenas novelas de polis y ladrones.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Un poema de David González

  David González (1964-2023)   PESADILLAS   últimamente mis sueños suelen ser auténticas pesadillas   mejor así:   no me asusto tanto al despertar.  (David González, Sembrando hogueras . Bartleby, 2001)