Ir al contenido principal

La isla que dejó de existir


Frederick John Owen Evans (1815-1885) fue un eminente oficial de la Royal Navy y notable  hidrógrafo. En 1875 el capitán Evans tomó la Carta 2683 del Almirantazgo -una carta a una escala lo suficientemente pequeña como para mostrar todo el Oceáno Pacífico en una sola lámina-, y se dispuso a hacer una revisión a fondo de todas las islas de dudosa existencia. En palabras de Henry Stommel, autor de Lost Islands. The Story of Islands That Have Vanished from Nautical Cards (1984), Evans efectuó una "masacre virtual" de estas islas, y de una tacada se cargó nada menos que  123 manchas de tierra cartografiadas, incluyendo tres islas reales que tuvieron que ser restauradas en posteriores ediciones.
Leo en la prensa que Sandy Island, una pequeña isla cuya existencia daban por cierta diversos mapas y cartas náuticas -incluido Google Earth-, y situada en el Mar de Coral, entre Australia y Nueva Caledonia, ha desaparecido del mapa. Da la casualidad que esta zona del Pacífico Sur fue explorada por el propio Evans en 1841 con el H.M.S Fly, junto con el geólogo Joseph Jukes. En la carta 2683 figuraban al sur de Nueva Caledonia tres islitas: Fairway, Tamar y Hammond, que fueron borradas del mapa por Evans en 1875.
La expedición científica comandada por Maria Seton, geóloga de la Universidad de Sydney, no encontró nada en el sitio donde se suponía tenía que estar la isla de Sandy, en consecuencia ha pasado a ser una de las muchas islas perdidas, que se desvanecen en la nada con la misma facilidad que aparecen en los mapas. No es la única, ni será la última.

Comentarios

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

El Anacronópete

En el último episodio de la serie televisiva El ministerio del tiempo, titulado "Deshaciendo el tiempo", tiene un papel relevante un extraño aparato volador llamado "Anacronópete". No es una invención de los guionistas de la serie, sino más bien un homenaje a la figura del escritor madrileño Enrique Gaspar y Rimbau (1842-1902). En su tiempo Enrique Gaspar fue celebrado sobre todo como dramaturgo, autor de varias comedias de costumbres de estilo realista. Por otro lado, su experiencia de diplomático (fue cónsul en varias ciudades de Europa y Asia) le suministró materia para sus libros de viaje. Pero hoy en día es especialmente recordado por El Anacronópete (Barcelona, 1887), novela de fantasía y aventuras en la línea de las producidas por Julio Verne, considerada una de las primeras aportaciones españolas a la ciencia ficción moderna y un claro precedente de La máquina del tiempo de H. G. Wells. La novela de Gaspar -que en principio iba a ser un libreto de za

Viaje sin salir de casa

Xavier de Maistre (1763-1852) He emprendido y ejecutado un viaje de cuarenta y dos días alrededor de mi habitación. Las interesantes observaciones que he hecho, y el placer continuo que he experimentado a lo largo del camino, me impulsaban a hacerlo público; la certeza de ser útil me ha decidido a ello. Mi corazón experimenta una satisfacción inefable cuando pienso en el número infinito de malhadados a los que ofrezco un recurso asegurado contra el aburrimiento y un alivio a los males que soportan. El placer que uno siente viajando por su habitación está libre de la envidia inquieta de los hombres; es independiente de la fortuna. ¿Existe, en efecto, un ser lo bastante desgraciado, lo bastante abandonado para no poseer un cuartucho donde retirarse y esconderse de todo el mundo? He aquí todos los aprestos del viaje. (Xavier de Maistre, Viaje alrededor de mi habitación . Editorial Funambulista, 2007. Traducción de Puerto Anadón).