Ir al contenido principal

La isla que dejó de existir


Frederick John Owen Evans (1815-1885) fue un eminente oficial de la Royal Navy y notable  hidrógrafo. En 1875 el capitán Evans tomó la Carta 2683 del Almirantazgo -una carta a una escala lo suficientemente pequeña como para mostrar todo el Oceáno Pacífico en una sola lámina-, y se dispuso a hacer una revisión a fondo de todas las islas de dudosa existencia. En palabras de Henry Stommel, autor de Lost Islands. The Story of Islands That Have Vanished from Nautical Cards (1984), Evans efectuó una "masacre virtual" de estas islas, y de una tacada se cargó nada menos que  123 manchas de tierra cartografiadas, incluyendo tres islas reales que tuvieron que ser restauradas en posteriores ediciones.
Leo en la prensa que Sandy Island, una pequeña isla cuya existencia daban por cierta diversos mapas y cartas náuticas -incluido Google Earth-, y situada en el Mar de Coral, entre Australia y Nueva Caledonia, ha desaparecido del mapa. Da la casualidad que esta zona del Pacífico Sur fue explorada por el propio Evans en 1841 con el H.M.S Fly, junto con el geólogo Joseph Jukes. En la carta 2683 figuraban al sur de Nueva Caledonia tres islitas: Fairway, Tamar y Hammond, que fueron borradas del mapa por Evans en 1875.
La expedición científica comandada por Maria Seton, geóloga de la Universidad de Sydney, no encontró nada en el sitio donde se suponía tenía que estar la isla de Sandy, en consecuencia ha pasado a ser una de las muchas islas perdidas, que se desvanecen en la nada con la misma facilidad que aparecen en los mapas. No es la única, ni será la última.

Comentarios

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Johnson

Se cumplen 300 años del nacimiento de Samuel Johnson, un escritor tan enorme que por sí solo da nombre a toda una época de la literatura inglesa. Para festejar el aniversario nada mejor que leer alguna de sus obras, o adentrarse en la excepcional Vida de Samuel Johnson , doctor en Leyes , de James Boswell. Por mi parte aprovecho la ocasión para reproducir -ahora con ilustración incluida- la entrada que publiqué en este blog el 2 de marzo de 2007: "El otro vi, tuve en mis manos, una primera edición de Rasselas . Me incliné y la adoré." Así empieza Hilaire Belloc -este lado menos conocido del entrañable monstruo Chesterbelloc- una memorable reseña, recogida en Short Talks with the Dead (1928), de la novela de Samuel Johnson. Historia de Rasselas, príncipe de Abisinia se publicó en 1759 -el mismo año del Candide , de Voltaire, con el que a veces ha sido comparada- y es no sólo uno de los mejores libros del Doctor, sino uno de los más deliciosos productos literarios del siglo XV