Ir al contenido principal

Viajeros y posadas



Entre las novedades editoriales que el bicentenario de Dickens a traído a nuestras librerías quiero mencionar una de las más recientes: los Cuentos de viajeros y posadas (Navona Editorial, 2012), en traducción de José Luis Piquero. Se trata de una recopilación de cuentos escritos por Dickens y su colega y amigo Wilkie Collins, aparecidos en Household Words a mediados de la década de 1850. En dicha publicación periódica colaboraron, además de su director -o mejor, conductor- Charles Dickens, escritores de renombre como Elizabeth Gaskell, George Meredith, o Sheridan Le Fanu, así como otros en la actualidad muy poco conocidos pero que en la época tuvieron gran popularidad.
En los números navideños de Household Words solía Dickens dedicar parte de los cuentos a recordar dichas fiestas, a cuya celebración familiar el propio Dickens había contribuido a dar forma con sus Christmas carols. Así nacieron los conjuntos de cuentos titulados Una ronda de historias junto al fuego navideño (1852) y Otra ronda de historias junto al fuego navideño (1853). Dado el éxito alcanzado, Dickens repitió la estrategia con otras dos series tituladas Los siete viajeros pobres (1854) y La posada del Acebo (1855). A estas dos últimas colecciones pertenecen los cinco cuentos que se incluyen en el  referido volumen, y que se encuadran en la tradición, común desde los tiempos de Boccacio y Chaucer, de un grupo de personas reunidas en un lugar -en este caso una casa de caridad y una posada- que entretienen su ocios narrando historias. Dos relatos destacaría: uno de Wilkie Collins, "El mozo de cuadra", y otro de Dickens, "El limpiabotas". El primero cuenta la historia de una amenazadora premonición con sutiles toques de horror; el segundo la fuga de una pareja de niños para casarse, como dice el prologuista Albert Ullibarri, "una deliciosa viñeta de pura inocencia". Cuentos a la vieja usanza para ser leídos en invierno, al calor del hogar, con un buen vaso de ponche a mano.

Comentarios

  1. Cunqueiro escribió sobre las posadas inglesas. Y es de comparar lo confortable de las posadas inglesas de la época, contrastable con la pobreza y la incomodidad de las nuestras.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Cierto: de la pobreza e incomodidad de las posadas y fondas españolas ya habla, por ejemplo, Jovellanos en sus diarios. Por no hablar de los viajeros extranjeros.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Buenas.
    ¿Has leído los capítulos que P. Citati le dedica a Dickens en "El Mal Absoluto"?
    En caso afirmativo ¿Cuál es tu opinión?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Buenas.
    ¿Has leído los capítulos que P. Citati le dedica a Dickens en "El Mal Absoluto"?
    En caso afirmativo ¿Cuál es tu opinión?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Sí he leído el ensayo que dedica a Dickens Pietro Citati, y me parece una excelente apreciación, sobre todo la valoración -positiva- que hace de "La tienda de antigüedades", una novela maltratada por cierta crítica.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.