Ir al contenido principal

Viajeros y posadas



Entre las novedades editoriales que el bicentenario de Dickens a traído a nuestras librerías quiero mencionar una de las más recientes: los Cuentos de viajeros y posadas (Navona Editorial, 2012), en traducción de José Luis Piquero. Se trata de una recopilación de cuentos escritos por Dickens y su colega y amigo Wilkie Collins, aparecidos en Household Words a mediados de la década de 1850. En dicha publicación periódica colaboraron, además de su director -o mejor, conductor- Charles Dickens, escritores de renombre como Elizabeth Gaskell, George Meredith, o Sheridan Le Fanu, así como otros en la actualidad muy poco conocidos pero que en la época tuvieron gran popularidad.
En los números navideños de Household Words solía Dickens dedicar parte de los cuentos a recordar dichas fiestas, a cuya celebración familiar el propio Dickens había contribuido a dar forma con sus Christmas carols. Así nacieron los conjuntos de cuentos titulados Una ronda de historias junto al fuego navideño (1852) y Otra ronda de historias junto al fuego navideño (1853). Dado el éxito alcanzado, Dickens repitió la estrategia con otras dos series tituladas Los siete viajeros pobres (1854) y La posada del Acebo (1855). A estas dos últimas colecciones pertenecen los cinco cuentos que se incluyen en el  referido volumen, y que se encuadran en la tradición, común desde los tiempos de Boccacio y Chaucer, de un grupo de personas reunidas en un lugar -en este caso una casa de caridad y una posada- que entretienen su ocios narrando historias. Dos relatos destacaría: uno de Wilkie Collins, "El mozo de cuadra", y otro de Dickens, "El limpiabotas". El primero cuenta la historia de una amenazadora premonición con sutiles toques de horror; el segundo la fuga de una pareja de niños para casarse, como dice el prologuista Albert Ullibarri, "una deliciosa viñeta de pura inocencia". Cuentos a la vieja usanza para ser leídos en invierno, al calor del hogar, con un buen vaso de ponche a mano.

Comentarios

  1. Cunqueiro escribió sobre las posadas inglesas. Y es de comparar lo confortable de las posadas inglesas de la época, contrastable con la pobreza y la incomodidad de las nuestras.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Cierto: de la pobreza e incomodidad de las posadas y fondas españolas ya habla, por ejemplo, Jovellanos en sus diarios. Por no hablar de los viajeros extranjeros.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Buenas.
    ¿Has leído los capítulos que P. Citati le dedica a Dickens en "El Mal Absoluto"?
    En caso afirmativo ¿Cuál es tu opinión?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Buenas.
    ¿Has leído los capítulos que P. Citati le dedica a Dickens en "El Mal Absoluto"?
    En caso afirmativo ¿Cuál es tu opinión?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Sí he leído el ensayo que dedica a Dickens Pietro Citati, y me parece una excelente apreciación, sobre todo la valoración -positiva- que hace de "La tienda de antigüedades", una novela maltratada por cierta crítica.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).