Ir al contenido principal

Literatura racista


Céline proclamará a partir de entonces la incompatibilidad racial entre su propia forma de escribir (y la de algunos amigos políticos): empleo de ciertos procedimientos sintácticos modernos, evocaciones de doble y triple sentido, sugestiones emocionales, repetición rítmica de los temas, características de los pueblos arios genéticamente emotivos ("nuestra sensibilidad de arios, nuestro lirismo ario"), y cualquier otro modo de escritura, siempre "judaizante", triquiñuelas dialécticas de los "talmudistas", los "gilipollas" o los "pederastas", "jodíos por el culo a lo Pijo-Proust", o "mariconadas" de los "viejos enterradores pederastas de la epopeya aria" (Montaigne, Racine, Stendhal, Zola, Maupassant), todos ellos "copiosamente judaizados, ennegrecidos". Esta guerra del gusto, de lo "auténtico contra lo falso", del "estilo contra las ideas", es siempre, en la pluma de Céline y de sus colegas en política, una "guerra de razas: la guerra de la "emoción aria" contra "el tam-tam judeo-negro". Pues "el judío (...) no está hecho para elevarse mucho en términos espirituales", "el judío (...) no es sensible", "no posee más que un sistema nervioso de negro, de los más rudimentarios": "todo esto es biológico, implacable, no hay nada que decir" (Bagatelles pour une massacre, Denoel, 1937)

(Michel Bounan, El arte de Céline y su tiempo, Pepitas de calabaza ed., 2012)

Comentarios

  1. Lupo Ayllán y Sus Dementes4/10/12 10:23

    ¿ Qué le pasaba a este hombre en la cabeza ? Y dicen que era un buen médico y un hombre compasivo . Un gran escritor capaz de escribir cosas repugnantes que jalean a los que masacran a sus semejantes como si fueran pulgas .

    ResponderEliminar
  2. Antipático, por decirlo con suavidad. Un escritor con tal visión de la humanidad, es repulsivo. El estilo, la forma, y no digamos el contenido definía un tipo plano, un escritor sin pizca de interés, rabioso y sin profundidad.

    ResponderEliminar
  3. Antipático es poco, ciertamente. Puede que sea un gran escritor (a mi, particularmente, no me gusta), pero sus ideas son vomitivas.
    Saludos, Amaltea, Don Lupo y sus dementes.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, depende de cada uno, claro.

    ResponderEliminar
  5. Pierre Drieu La Rochelle, Louis-Ferdinand Céline y Robert Brasillach están entre los cinco mejores escritores franceses del siglo XX.
    No debemos rasgarnos las vestiduras por ello.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. No juzguen a todo nuestro colectivo por estos dos. A mí Céline me parece un tipejo deleznable con una obra literaria sobrevalorada y nauseabunda.

    ResponderEliminar
  7. La primera vez que leí El Viaje al Fin de la Noche tenía 22 años y hacía la mili. Hace unos meses, con 42, decidí releerlo. Me volvió a parecer deslumbrante. El resto de su obra (excepto su Semmelweis) me parece de una momumental impotencia. Creo que el tiempo también perdona o margina o desprecia los errores de los grandes artistas. Queda -cuando queda- la obra ajena a todas las barbaridades e incongruencias del ser humano. Y así debe ser. Esas joyas los redimen -al menos en parte, al menos para quienes no sufrimos su depravación. David M.V.

    ResponderEliminar
  8. Creo que Viaje al fin de la noche va a quedar como una de las obras "rompedoras" del siglo XX, con su tono personal y único. Pero el resto de su obra no resiste la comparación.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.