Ir al contenido principal

Un escenógrafo en Egipto

"Charla junto a las Pirámides", dibujo de O. Junyent.

En la segunda década del siglo XX, Olegario Junyent realizó un viaje a Egipto fruto del cual fue el libro Viaje de un escenógrafo a Egipto, que fue publicado por la Unión Editorial Hispano-Americana en 1919, con prólogo de su amigo el pintor Miguel Utrillo. No deja de ser un libro de viajes bastante convencional, pero algunos de su apuntes, tanto gráficos como literarios, tienen un interés particular por ser la mirada de un artista y un profesional ante lo que podríamos calificar como la más grande y teatral escenografía arquitectónica del mundo.
Partiendo de Barcelona, vía Marsella, llega a Port Said y de allí se traslada por tierra a El Cairo. Luego tendrá tiempo de deleitarse con los templos de Luxor y Karnak, pese a ciertos inconvenientes: "Vamos por las antiguas rutas de Tebas. Las caravanas de turistas, caballeros en asnos trotadores, levantan nubes de polvo en la llanura que el Nilo inunda a trechos todos los años. Miles, millones de moscas nos asaltan, nos envuelven y persiguen. No hay manera de rehuirlas. La mosca de Europa es el colmo de la urbanidad en comparación con la mosca egipcia. Donde ésta se posa, allí se queda". Más tarde visita Memnonia, Assuán, Philae, las grandes pirámides... Sube a la pirámide de Keops -previo pago- "con agilidad extraordinaria. Y perdónenme esta falta de modestia". De vez en cuando se sienta y dibuja del natural. No es el único que lo hace. En una ocasión encuentra a una miss afanada en dibujar unas ruinas en escorzo: "Es la inglesa de siempre, la que encontramos en el tren, en el vapor y en los rincones más apartados del globo. Tan idénticas son, que he acabado por convencerme de que es una mujer única colocada por la casualidad en nuestro camino; ingeniosa artimaña de la pérfida Albión a fin de acreditar de artistas a las ciudadanas de su imperio. Es imposble que existan tantas inglesas aficionadas al arte, con el mismo canotier, la misma falda de alpaca azul, la misma blusa blanca, el mismo pescuezo largo y seco y el mismo estilo en dibujo y acuarela". O sea, como la mosca egipcia.


Comentarios

  1. Tiene gracia, la inglesa que refiere Junyent, ha conseguido la inmortalidad, o al menos una vida longeva sin perder la prestancia porque le aseguro que he visto a la solitaria, es intrépida por lo que no necesita ayuda de nadie, en lugares que sólo las cabras conocen. Y con una sonrisa impávida, pásmese. Y si yo estaba allí es porque iba con otros locos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. La larga tradición de inglesas intrépidas y viajeras continúa. he tenido ocasión de comprobarlo este verano.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…