Ir al contenido principal

Un escenógrafo en Egipto

"Charla junto a las Pirámides", dibujo de O. Junyent.

En la segunda década del siglo XX, Olegario Junyent realizó un viaje a Egipto fruto del cual fue el libro Viaje de un escenógrafo a Egipto, que fue publicado por la Unión Editorial Hispano-Americana en 1919, con prólogo de su amigo el pintor Miguel Utrillo. No deja de ser un libro de viajes bastante convencional, pero algunos de su apuntes, tanto gráficos como literarios, tienen un interés particular por ser la mirada de un artista y un profesional ante lo que podríamos calificar como la más grande y teatral escenografía arquitectónica del mundo.
Partiendo de Barcelona, vía Marsella, llega a Port Said y de allí se traslada por tierra a El Cairo. Luego tendrá tiempo de deleitarse con los templos de Luxor y Karnak, pese a ciertos inconvenientes: "Vamos por las antiguas rutas de Tebas. Las caravanas de turistas, caballeros en asnos trotadores, levantan nubes de polvo en la llanura que el Nilo inunda a trechos todos los años. Miles, millones de moscas nos asaltan, nos envuelven y persiguen. No hay manera de rehuirlas. La mosca de Europa es el colmo de la urbanidad en comparación con la mosca egipcia. Donde ésta se posa, allí se queda". Más tarde visita Memnonia, Assuán, Philae, las grandes pirámides... Sube a la pirámide de Keops -previo pago- "con agilidad extraordinaria. Y perdónenme esta falta de modestia". De vez en cuando se sienta y dibuja del natural. No es el único que lo hace. En una ocasión encuentra a una miss afanada en dibujar unas ruinas en escorzo: "Es la inglesa de siempre, la que encontramos en el tren, en el vapor y en los rincones más apartados del globo. Tan idénticas son, que he acabado por convencerme de que es una mujer única colocada por la casualidad en nuestro camino; ingeniosa artimaña de la pérfida Albión a fin de acreditar de artistas a las ciudadanas de su imperio. Es imposble que existan tantas inglesas aficionadas al arte, con el mismo canotier, la misma falda de alpaca azul, la misma blusa blanca, el mismo pescuezo largo y seco y el mismo estilo en dibujo y acuarela". O sea, como la mosca egipcia.


Comentarios

  1. Tiene gracia, la inglesa que refiere Junyent, ha conseguido la inmortalidad, o al menos una vida longeva sin perder la prestancia porque le aseguro que he visto a la solitaria, es intrépida por lo que no necesita ayuda de nadie, en lugares que sólo las cabras conocen. Y con una sonrisa impávida, pásmese. Y si yo estaba allí es porque iba con otros locos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. La larga tradición de inglesas intrépidas y viajeras continúa. he tenido ocasión de comprobarlo este verano.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…