Ir al contenido principal

Un libro de críticas


El escritor galés Arthur Machen (1863-1947) es recordado sobre todo por sus narraciones de carácter fantástico, donde lo sobrenatural y feérico se combinan con el horror y la amenaza del mal. Entre sus obras más importantes, que más gozaron del favor de público, destacan las novelas El gran dios Pan (1894) y Los tres impostores (1895). En casi todas sus obras, dijo Borges, hay sueños adentro de sueños, que forman un juego de espejos.
A mediados de los años veinte del pasado siglo, sin embargo, su popularidad decayó sensiblemente, con la excepción de Estados Unidos donde todavía retenía un nutrido grupo de fieles lectores. Es en este momento cuando Machen da a la luz un curioso libro: Precious Balms (1924). Publicado por la editorial londinese Spurr & Swift, en una edición de 250 ejemplares numerados y firmados por el autor, Precious Balms no es una novela o un libro de cuentos, sino una recopilación de las críticas -la mayoría  negativas- que a lo largo de los años habían recibido sus libros. Desconozco qué le impulsó a publicar un libro de estas características, por lo que tampoco sé si debe considerarse un acto de honestidad o de masoquismo. Hay en el libro valoraciones displicentes y burdas descalificaciones, pero también sagaces observaciones e irónicas sentencias. En general se constata que el nivel medio de la crítica en revistas y periódicos británicos de aquellos tiempos era de mayor altura y menos  mediatizado que el actual.
Uno de los libros de Machen que más reseñas adversas reunió fue Hieroglyphics (1902), donde había expuesto su visión de lo que para él era la literatura. La diferencia entre literatura y lo que no lo es, según Machen, estaría en el "éxtasis"; es decir, en el "rapto, belleza, adoración, maravilla, sobrecogimiento, misterio, sentido de lo desconocido, deseo de lo desconocido". Desde este particular prisma, Pickwick es literatura; La feria de las vanidades, no lo es. Homero y Dickens están del lado de la "literatura", mientras que Jane Austen y George Eliot están en el otro lado, el de la "materia de lectura" Tan heterodoxa y poco convencional concepción de la obra literaria no podía por menos que espolear los ataques de los críticos más ortodoxos y convencionales, y a ello se emplearon con denuedo. No obstante, Machen parece pensar que más vale una crítica  mala que ninguna; o, en sus propias palabras, "el silencio es la única y fatal sentencia".

Comentarios

  1. ¿A qué se deberá la existencia de tantos relatos de fantasmas en la literatura británica del XIX?.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Francamente, no lo sé (aunque alguna razón o razones tiene que haber), pero es cierto que no hay otra literatura, exceptuando la china, con tantos y tan buenos cultivadores de dicho género.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Lupo Ayllán y Sus Dementes16/7/12 17:40

    El abigarrado folklore ectoplasmático , la herencia celta y que hay muchos fantasmas , está lleno .
    A los británicos les encanta contarse historias de fantasmas . Del policía al lechero y del juez al primer lord , todos creen en su existencia .
    Anécdota . Un amigo mío , que sirvió en los Welsh Guards, abandonó el puesto de guardia con SA 80 y todo , para no ser arrollado por un carruaje fantasma que no obedeció a sus órdenes de alto y disparos de advertencia .
    Claro , no era de este mundo .
    Los mandos fueron muy comprensivos , le dieron un whiskey y lo relevaron sin sancionarlo.
    Aquí lo hubieran fusilado . Me refiero a este tipo de cosas .

    ResponderEliminar
  4. Reveladora anécdota, sí señor. Por cierto, Machen es el inventor de la famosa leyenda bélica de los ángeles de Mons.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

La duquesa, el francés y el orangután

En 1798 el rey Carlos IV decide nombrar a Pedro Alcántara Téllez-Girón, IX duque de Osuna,  embajador de España en Austria. Tras meses de preparativos, el duque parte de Madrid el 26 de enero de 1799 con su esposa, María Josefa Alonso Pimentel, XII condesa-duquesa de Benavente, y su numeroso séquito. El paso por Francia resulta azaroso, cuando no arriesgado, debido a la situación anárquica que vive el país vecino en aquellos días. En París se hospedan en el palacio de los duques del Infantado, en la calle de Florentin. Allí residirán casi un año, a la espera de poder proseguir el viaje hasta Viena. Pero ante las complicaciones de su misión y la cada vez más escasas posibilidades de llegar a su destino, el duque pide regresar a España. Tras recorrer los mismos malos caminos y malas posadas que en la ida, llegan a Madrid el 7 de enero de 1800. Entre las numerosas personas que los duques de Osuna tuvieron la oportunidad de tratar en aquel París bullicioso y abigarrado del Directori

Camarero, ¿el ticket verde, por favor?

Sortear cosas es una de las formas de publicidad más antiguas. Pasan los años, cambia la sociedad, pero siguen las rifas. A mediados de los años cincuenta la Casa Caballero, dedicada a la fabricación de bebidas alcohólicas, entre ellas el popular DECANO ("Caballero... ¡qué coñac!"), ofreció siete grandes sorteos trimestrales en los que se se premiaron a los ganadores con 21 coches Renault, 21 Vespas y 105 carteras con dinero. Para dar publicidad a los sorteos se pusieron anuncios en periódicos y revistas y se enviaron tarjetas postales a domicilio. Y este era el reverso de una de estas postales en la que se indicaban las condiciones para participar en el sorteo. Nada de particular, solo que... ¿Qué clase de brebaje sería el "Licor ÑAÑAMBRUK" ¿Alguien lo recuerda? Más aún, ¿alguien lo llegó a probar?