Ir al contenido principal

Bibliotecas en templos


"El escholiastes de Homero, Eustacio, refiere de un tal Naucrates, que infamaba á Homero de ladrón, diciendo que viniendo de Egypto halló los libros de la Illiada y Vlisea, que una muger llamada Phantasma hauía compuesto, y puesto á guardar (Memphi in templo Vulcani), y los vendió despues por suios; y aunque el testimonio es falso, confirma empero la antigua costumbre de hauer en los templos librerias."

(De las librerías, por Fray Diego de Arze, Biblioteca Nacional, Ms. Bb-222, 1888)

Comentarios

  1. Lupo Ayllán y Sus Dementes25/4/12 18:45

    " y aunque el testimonio es falso . " ¿ Cómo puede estar Fray Diego tan seguro ? Es imposible . Simplemente no lo sabemos . Quizá fue Phantasma o no , pero tampoco Homero . La Historia oficial y sus falsedades .
    Recuerdo a la Duquesa Roja y su convicción de la existencia de un tráfico continuado entre el mundo islámico y el continente americano . Los famosos billetes de mil y su inscripción arábiga . Bueno... aquí dió mucho que hablar , como seguro lo hará también este fragmento Dr .

    ResponderEliminar
  2. A mi me da que este Fray Diego de Arce escribía mucho de "oído". Pero la historia es atrayente.
    Saludos, D. Lupo y Cía.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).