Ir al contenido principal

Lord Berners

Lord Berners (1883-1950)

Gerald Hugh Tyrwhitt-Wilson, 14º barón de Berners, más conocido como Lord Berners, es uno de estos excéntricos personajes que menudean en las letras inglesas, y a las que proporcionan un punto de extravangancia altamente sugerente. Lord Berners fue pintor, músico y escritor. Como compositor se le deben algunas de las partituras má originales del período de entreguerras, como el ballet El triunfo de Neptuno (1926), así como música para películas, entre ellas Nicholas Nickelby (1947) de Cavalcanti.
Su faceta de escritor es menos conocida, pero no menos interesante. En 1947 José Janés publicó en la colección El Arca de Papel, la novela corta Ha entrado un camello (The Camel, 1936), una de sus obras de ficción más características, junto con The Romance of a Nose (1941). El arranque de la novela no puede ser más chocante: Una madrugada de invierno, tras una copiosa nevada en la campiña inglesa, un camello llama a la puerta de una vicaría rural. A partir de entonces extraños sucesos tienen lugar en la pequeña parroquia, y ya nada volverá a ser como antes. Lord Berners logra con esta fábula, llena de ironía y humor, un delicioso relato al estilo de otros de Max Beerbohm o Edward Garnett.
Igualmente atrayentes son sus dos obras autobiográficas First Childhood (1934) y A Distant Prospect (1945), en las que narra su aristocrática niñez y adolescencia, respectivamente. En la segunda, repasa, entre otros aconteceres, su paso por el exclusivo colegio de Eton, su descubrimiento y fascinación por Wagner y sus primeras decepciones de la vida. A los 14 años, recién salido de la escuela preparatoria, dice: "De la vida en general sabía muy poco más allá de lo que había aprendido en la escuela y en el círculo familiar; dos de mis más interesantes deducciones eran: Que la gente está siempre tratando de impedir lo que uno desea hacer, y que es mejor enterarse de lo que la gente piensa acerca de las opiniones de uno antes de exponerlas".

Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.