Ir al contenido principal

Campos Elíseos

Situación de los antiguos Campos Elíseos en el Ensanche de Barcelona

Francisco de Paula Mellado fue un escritor, periodista y editor, nacido accidentalmente en Barcelona, muy popular por sus crónicas estivales de viajes por España, que fueron apareciendo en diversos periódicos de la Villa y Corte, donde residió casi toda su vida. En 1857 publicó Impresiones de un viaje a Barcelona y, para que sus elogios a la capital catalana no parecieran manifestaciones de un arrebatado amor filial, Mellado advierte de mano que solo es barcelonés por azar, que no tiene intereses de ningún género ni lazos familiares con la ciudad condal, y que hacía quince años que no la visitaba.
Dicho esto, se detiene el periodista en resaltar cuanto más le agrada de la capital catalana, a saber: La Rambla, el paseo de la Muralla del Mar, el Jardín del General... Pero, lo que más le llama la atención son los jardines que bordean el Paseo de Gracia, en especial los llamados "Campos Elíseos", en cuya descripción emplea Mellado una retahíla de efusivas frases:
"¡Los Campos Elíseos! Posesión encantada donde el genio protector del placer ha agotado todos los dones de la fecunda inventiva: nuevos jardines de Armida, donde las melancolías más profundas y los caracteres más tristes se ven arrastrados al bullicio y a la alegría por la fuerza magnética de una seducción fascinadora; centro mágico de toda clase de diversiones donde encuentran ocupación y goce todos los sentidos; deliciosas enramadas donde se disfruta de la estrepitosa animación de una inmensa muchedumbre y del tranquilo goce de la callada soledad; poéticos vergeles que iluminados por el dulce reflejo de la luna, no vencido por la clara luz del gas, parecen ideados por Cupido para los tiernos coloquios del amor más espiritual y más puro; verdadera Babel de las más variadas distracciones donde todos los gustos encuentran satisfacción cumplida, espectáculo múltiple donde a la vez en uno de sus ángulos se baila, en otro se canta, acá se come; más allá se precipitan, que no corren, por la montaña rusa los aficionados a sensaciones fuertes; templo, en fin, del dios Momo, donde se rinde culto a la música, al baile, a la gastronomía, a la gimnasia, a la pirotécnica, donde dominan la risa y el buen humor, como señores absolutos, y donde solo están cerradas las puertas para el dolor y el llanto, únicos desterrados para quienes no hay allí ni hospitalidad ni cabida."
No es de extrañar que, al cabo de unos años, Madrid también contase con sus propios Campos Elíseos.

Comentarios

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…