Ir al contenido principal

Un poema de Sexton

Anne Sexton (1928-1974)

COMO BAILAMOS

La noche de la boda de mi primo
me vestí de azul.
Tenía diecinueve años
y bailábamos, papá, orbitábamos.
Nos movíamos como ángeles lavándose el uno al otro.
Nos movíamos como dos pájaros en el fuego.
Luego nos movimos como el mar en un frasco,
más y más lentamente.
La orquesta tocaba
"Oh, cómo bailamos la noche que nos casamos".
Y tu me llevabas en el vals como una bandeja giratoria
y nos quisimos,
nos quisimos mucho.
Ahora que estás postrado,
inútil como un perro ciego,
ahora que tu ya no estas al acecho,
esa canción resuena en mi cabeza.
El champán que bebimos era puro oxígeno
y entrechocamos las copas, uno a uno.
El champán respiraba como un buceador
y las copas eran de cristal y la novia
y el novio durmieron abrazados
como danzantes en un maraton de baile de los años treinta.
Mamá estaba hermosa y bailó con veinte hombres.
Tu bailaste conmigo sin decir palabra.
En tu lugar habló la serpiente cuando me estrechaste fuerte.
La serpiente, esa burlona, despertó y presionó contra mi
como un gran dios y nos curvamos juntos
como dos cisnes solitarios.

("How we danced" es la sección 2 del poema "The Death of the Fathers", en The Complete Poems, 1981. Traducción. J. O.)

Comentarios

  1. Maravillosa Anne Sexton, inmensa.

    ResponderEliminar
  2. Enorme poema, don Jorge. ¿Sería posible un enlace al original?

    ResponderEliminar
  3. De acuerdo, José Luis: grande, enorme poeta.
    Alfredo: procuraré poner un enlace si lo encuentro en internet.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).