Ir al contenido principal

Piedra dentro de piedra


Al inicio de El rey pálido, novela póstuma de David Foster Wallace, nos encontramos con una descripción de un paisaje en el que, entre otras cosas, se dice:
"Cuarzo y pedernal y esquisto y costras de contrita ferrosa en el granito. Una tierra muy antigua. Mira a tu alrededor. El horizonte tiembla, sin forma. Somos todos hermanos".
Al margen de la brillantez del párrafo, algo chirría: "contrita". ¿Qué es esto?
La clave está en el original en inglés: chondrite. Se trata de un tipo de meteorito pétreo, caracterizado por la presencia de cóndrulos. Su traducción correcta es condrita o condrito, por lo que habría que achacar a un error tipográfico lo de contrita.
Ahora bien, nada que objetar en la anterior descripción a la retahíla formada por cuarzo, pedernal y esquisto. Pero... ¿costras de condrita en el granito? No sé lo que quiere decir Wallace con ello. ¿Que hay fragmentos -costras- de una piedra estraterrestre -un meteorito condrítico- dentro de una roca ígnea -granito-? Si es así resulta geológicamente muy improbable, aunque no imposible. En cualquier caso, qué más da si la frase funciona.

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).