Ir al contenido principal

Jean Stafford

Jean Stafford (1916-1979)

Jean Stafford era californiana, se crió en Colorado, por cuya Universidad se graduó, y luego se estableció en la Costa Este. Allí conoció a Robert Lowell con quien se casó en 1940, a pesar de la desaprobación de la familia del poeta bostoniano. El matrimonio fue un fracaso y acabaron divorciándose. En 1950 se casó con Oliver Jensen, editor de la revista Life, del que se divorció cinco años más tarde. Sus problemas con la bebida aumentaron. Se volvió a casar en 1963 con A. J. Liebling, escritor de deportes del New Yorker, del que quedó viuda en 1963.
A lo largo de su complicada e inestable trayectoria vital Stafford escribió novelas y relatos cortos. Su primera novela, Boston Adventure (1944) fue un bestseller; sin embargo el éxito no se repitió con sus otras dos: The Mountain Lion (1947) y The Catherine Wheel (1955). Su recopilación de relatos, Collected Stories (1969), consiguió el premio Pulitzer.
Bajo una superficie de aparente y brillante comedia, en las narraciones de Jean Stafford subyacen a menudo capas de tensión, violencia y tragedia. Su territorio predilecto es la infancia y la adolescencia; y, al igual que las historias de Hemingway -pero con un estilo diferente- las suyas esconden más de lo que muestran. Algunos de los relatos -como"Children Are Bored on Sunday", "A Country Love Story", basado en su tormentoso matrimonio con Lowell, o "The Interior Castle", inspirado en su paso por una clínica "psico-álcohólica"- son verdaderas piezas de antología. Suele decirse que fue más una escritora de escritores que de público común. Pero, como en otros casos, no deja de ser un tópico inmerecido. En nuestros lares Jean Stafford es una auténtica desconocida, por lo que sería de agradecer que algún editor se decidiera a traducir y a publicar, por ejemplo, una selección de sus relatos cortos.

Comentarios

  1. Bueno, por primera vez en varios días me deja comentar.
    A ver si se animan en Navona. Me encantaría ser yo quien la tradujera. Por cierto, ¿cómo era aquello que decía Lowell en un poema, algo así como "comparada con mis esposas, mi madre era un portento"? Qué víbora.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Sería estupendo que pudieras traducirla.
    Lo de Lowell y Stafffor debió de ser de espanto. A lowell le dio la vena religiosa y la obligaba a rezar el rosario tres veces al día. De locos. No me extraña que acabaran como acabaron.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Un poema de David González

  David González (1964-2023)   PESADILLAS   últimamente mis sueños suelen ser auténticas pesadillas   mejor así:   no me asusto tanto al despertar.  (David González, Sembrando hogueras . Bartleby, 2001)