Ir al contenido principal

Esclavismo


La choza de Tomás, novela de Enriqueta (sic) Beecher-Stowe, fue editada en Madrid por Francisco de Paula Mellado en 1853, solo un año después de la publicación del original Uncle's Tom Cabin. Unos tres lustros después, se publicó en Barcelona, en la Imprenta Peninsular, calle Conde del Asalto 69, La cabaña de Tom, un resumen de dicha novela hecho por un tal "B. M." (Nótese que ninguna de las dos ediciones incluye la palabra "tío". Para ello hay que esperar a la edición barcelonesa de Manuel Saurí, en 1881).
La cabaña de Tom es un folleto en el que las peripecias de los Harris, Shelby, Tom y compañía son despachadas en apenas 20 atropelladas páginas, con el consiguiente vértigo narrativo. La versión -en la que se puede leer Kenluty en lugar de Kentucky, y aparecen por sorpresa unos "constables"- lleva como subtítulo "La esclavitud de los negros", diferente al original "Life Among the Lowly". Pero eso son minucias.
El folleto apareció en un momento caldeado del debate político sobre la abolición de la esclavitud en nuestro país, y la introducción al mismo no deja lugar a dudas acerca de su intención: "Al hablar de la esclavitud de los negros el rubor tiñe nuestras megillas (sic); pues a fuer de buenos españoles, amantes de nuestra patria, duélenos en el alma el triste papel que en el concierto europeo ha representado y representa aun nuestra estimada España, manteniendo en sus colonias la esclavitud de los negros". Y más adelante añade: "Algo se ha hecho, empero, de algunos años a esta parte en pro de la abolición de la esclavitud: gracias al espíritu liberal que informó la revolución de Setiembre, y gracias también al generoso esfuerzo de las Cortes Constituyentes, impulsadas por la arrebatada elocuencia de Castelar, la abolición de la esclavitud será un hecho dentro de unos pocos años". En realidad no fue totalmente abolida hasta 1886.

Comentarios

  1. En esa fecha el comercio de esclavos, con disimulo y todo tipo de prevenciones para que no fuera notorio, aún se practicaba.
    La cuestión es que llama la atención que se publicaran esas páginas con tan poca pulcritud, y así, en plan condensación reader digest. Y la guinda es que le privaran al tío Tom de su orla familiar.

    ResponderEliminar
  2. Entonces lo de los derechos der autor estaba mucho peor que hoy en día.

    ResponderEliminar
  3. Paul Johnson en su obra dedicada a Estados Unidos describe la enorme influencia de la obra original en la difusión del abolicionismo. Es muy ingenua y castiza la adaptación de la que usted da cuenta.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Dice bien, es una novela ingenua y melodramática, pero surgió en el momento oportuno y tuvo una repercusión extraordinaria. Uno de los grandes best-sellers de la historia.

    ResponderEliminar
  5. Me refería a la edición española que usted comenta. Por supuesto la influencia de la obra original fue muy grande. Y el problema de fondo, la esclavitud, terrible. Por otra parte, la ilustración de la portada es similar a las de los pliegos de cordel.

    Saludos don Jorge.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

El Centauro

Maurice de Guérin, nacido en 1810 en el castillo albigense de Caylar, en Andillac, y muerto en el mismo lugar poco antes de cumplir los veintinueve años, es uno de los más exquisitos poetas románticos franceses. Su obra, póstuma, es tan breve como corta fue su vida. Jules de Goncourt dijo que entre los poetas modernos solo Maurice de Guérin hizo el hallazgo de una lengua para hablar de los tiempos antiguos. También fue elogiado, entre otros, por Sainte-Beuve, Remy de Gourmont, Rilke y Mauriac.
En julio de 1954 se publicó en Albi (Tarn), en la Imprimerie Coopérative du Sud-Ouest, un librito de 44 páginas, en octavo, con su poema en prosa más celebrado, "Le Centaure", en el que un viejo compañero de Quirón, llamado Macareo, expone al adivino Melampo sus pensamientos sobre el paso del tiempo y evoca con nostalgia su vigorosa juventud. El poema fue dado a conocer por George Sand en 1840 en la Revue des Deux Mondes. 
La edición incluye, además del texto original, la traducción …