Ir al contenido principal

Esclavismo


La choza de Tomás, novela de Enriqueta (sic) Beecher-Stowe, fue editada en Madrid por Francisco de Paula Mellado en 1853, solo un año después de la publicación del original Uncle's Tom Cabin. Unos tres lustros después, se publicó en Barcelona, en la Imprenta Peninsular, calle Conde del Asalto 69, La cabaña de Tom, un resumen de dicha novela hecho por un tal "B. M." (Nótese que ninguna de las dos ediciones incluye la palabra "tío". Para ello hay que esperar a la edición barcelonesa de Manuel Saurí, en 1881).
La cabaña de Tom es un folleto en el que las peripecias de los Harris, Shelby, Tom y compañía son despachadas en apenas 20 atropelladas páginas, con el consiguiente vértigo narrativo. La versión -en la que se puede leer Kenluty en lugar de Kentucky, y aparecen por sorpresa unos "constables"- lleva como subtítulo "La esclavitud de los negros", diferente al original "Life Among the Lowly". Pero eso son minucias.
El folleto apareció en un momento caldeado del debate político sobre la abolición de la esclavitud en nuestro país, y la introducción al mismo no deja lugar a dudas acerca de su intención: "Al hablar de la esclavitud de los negros el rubor tiñe nuestras megillas (sic); pues a fuer de buenos españoles, amantes de nuestra patria, duélenos en el alma el triste papel que en el concierto europeo ha representado y representa aun nuestra estimada España, manteniendo en sus colonias la esclavitud de los negros". Y más adelante añade: "Algo se ha hecho, empero, de algunos años a esta parte en pro de la abolición de la esclavitud: gracias al espíritu liberal que informó la revolución de Setiembre, y gracias también al generoso esfuerzo de las Cortes Constituyentes, impulsadas por la arrebatada elocuencia de Castelar, la abolición de la esclavitud será un hecho dentro de unos pocos años". En realidad no fue totalmente abolida hasta 1886.

Comentarios

  1. En esa fecha el comercio de esclavos, con disimulo y todo tipo de prevenciones para que no fuera notorio, aún se practicaba.
    La cuestión es que llama la atención que se publicaran esas páginas con tan poca pulcritud, y así, en plan condensación reader digest. Y la guinda es que le privaran al tío Tom de su orla familiar.

    ResponderEliminar
  2. Entonces lo de los derechos der autor estaba mucho peor que hoy en día.

    ResponderEliminar
  3. Paul Johnson en su obra dedicada a Estados Unidos describe la enorme influencia de la obra original en la difusión del abolicionismo. Es muy ingenua y castiza la adaptación de la que usted da cuenta.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Dice bien, es una novela ingenua y melodramática, pero surgió en el momento oportuno y tuvo una repercusión extraordinaria. Uno de los grandes best-sellers de la historia.

    ResponderEliminar
  5. Me refería a la edición española que usted comenta. Por supuesto la influencia de la obra original fue muy grande. Y el problema de fondo, la esclavitud, terrible. Por otra parte, la ilustración de la portada es similar a las de los pliegos de cordel.

    Saludos don Jorge.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).