Ir al contenido principal

Profecías para un nuevo año

Si eres pobre sufrirás
y tu mal irá en aumento,
si no sabes procederte
con muy prudente remedio;
si eres pobre sufrirás
manden galgos o podencos,
porque el siglo así lo quiere
y a él todo está sugeto:
ni esperes tampoco que
en verano ni en invierno
los trabajos se acomoden
y se paguen a mejor precio
(...)
Tampoco el contribuyente
espere a su mal remedio,
lo más que podrá alcanzar
si paga diez pagar ciento,
sin contar las discreciones
perjuicios y recuentos...

(De Profecía para el año 1861. Escrita por el Viejo Malaquías. Barcelona, Imprenta de Ignacio Estivill, 1861, 4 págs.)

¡¡BUEN AÑO 2012 A TODOS!!

Comentarios

  1. Como pobre titulado que soy, espero que el gran Malaquías tenga a bien confundir sus presagios dándome un mejor año lleno de placidos atardeceres y vespertinas alboradas.
    Extensible a todos vosotros.
    Un abrazo Jorge

    ResponderEliminar
  2. Más que de Malaquías parecen estas profecías de Jeremías. En todo caso espero del 2012 lo mejor para todos.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo6/1/12 11:08

    Estimado amigo, tenemos agoreros mucho más cercanos. El viejo Lope de Vega, en su famoso poema que empieza "A mis soledades voy / de mis soledades vengo..." , ya demuestra su clarividencia: " ¿A quién no dará cuidado / si es español verdadero / ver los hombres a lo antiguo / y el valor a lo moderno? / Todos andan bien vestidos / y quéjanse de los precios / de medio arriba, romanos / de medio abajo, romeros". Feliz año, y que nos quedemos como estamos. David M.V.

    ResponderEliminar
  4. Sí, David, parece que la cosa viene de antiguo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).