Ir al contenido principal

Microrrelato

En las XI Jornadas Literarias de la Asociación de Escritores de Asturias, celebradas el pasado fin de semana en Pravia, tuve la oportunidad de leer, dentro de la sesión "Lo breve si breve...", el microrrelato titulado "El final de la película". A petición del distinguido público (bueno, en realidad de algunos del público) lo doy a conocer ahora en este blog. Helo aquí:


EL FINAL DE LA PELÍCULA

Un hombre llega a una ciudad para ver a su novia. Como le sobra tiempo antes de la cita, decide entrar en un cine. Se acomoda en su asiento, se apagan las luces y empieza la sesión. En la primera escena de la película se ve a un hombre que viene a una ciudad para ver a su novia.
El hombre se queda clavado en su butaca, como hipnotizado. Pasa el tiempo, y cuando se le ocurre mirar el reloj se da cuenta de que es la hora de la cita. Por unos instantes duda entre salir del cine y perderse el final de la película o continuar viéndola hasta que se acabe. Decide quedarse en el cine.
Una vez terminado el pase, el hombre sale corriendo hacia la cafetería donde habían quedado. Cuando por fin llega, su novia, cansada de esperar, está a punto de marcharse. Ella le recrimina el retraso. Él le pide disculpas. Sin darse cuenta le pone la misma excusa que el tipo de la película le ponía a su novia. Ella no se lo cree y se enfada. Él intenta convencerla. En un momento de la discusión ella le dice que ya no tiene ningún interés en seguir saliendo juntos. Se lo dice con las mismas palabras que utilizaba la chica que hacía de novia en la película. El hombre permanece en silencio. No le extraña la reacción de su novia. Como tampoco le extrañará lo que, a partir de entonces, fatalmente, habrá de suceder. Sabe lo que le espera, porque ha visto el final de la película.

Comentarios

  1. Hombre, sr. Ordaz, si se me permite..., si se le quita la última frase se entiende de todas formas y nos ahorramos una repetición de la palabra "película". Y si quería terminar el relato como una película, le sobraría con poner "habrá de sucederle al fin". Nunca "podo" escritos ajenos, pero esta vez no me he podido contener. Un saludo, y perdón por meterme donde no me llaman.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mí me parece una frase final necesaria y sumamente inquietante, porque hasta ese momento todo era una simple cuestión romántica. Pero a partir de ahí, uno puede imaginarse de todo.
    Muy bueno.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué interesante! A mí también me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  4. Reconozco que tuve dudas de suprimir o no la frase final, pero al final la mantuve, pensando un poco en la idea que expone Piquero. En fin,en este tipo de cosas no sabe uno si acaba o no acertando. Al final todo depende del gusto del lector.
    Gracias a todos por vuestros comentaruios.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).