Ir al contenido principal

Microrrelato

En las XI Jornadas Literarias de la Asociación de Escritores de Asturias, celebradas el pasado fin de semana en Pravia, tuve la oportunidad de leer, dentro de la sesión "Lo breve si breve...", el microrrelato titulado "El final de la película". A petición del distinguido público (bueno, en realidad de algunos del público) lo doy a conocer ahora en este blog. Helo aquí:


EL FINAL DE LA PELÍCULA

Un hombre llega a una ciudad para ver a su novia. Como le sobra tiempo antes de la cita, decide entrar en un cine. Se acomoda en su asiento, se apagan las luces y empieza la sesión. En la primera escena de la película se ve a un hombre que viene a una ciudad para ver a su novia.
El hombre se queda clavado en su butaca, como hipnotizado. Pasa el tiempo, y cuando se le ocurre mirar el reloj se da cuenta de que es la hora de la cita. Por unos instantes duda entre salir del cine y perderse el final de la película o continuar viéndola hasta que se acabe. Decide quedarse en el cine.
Una vez terminado el pase, el hombre sale corriendo hacia la cafetería donde habían quedado. Cuando por fin llega, su novia, cansada de esperar, está a punto de marcharse. Ella le recrimina el retraso. Él le pide disculpas. Sin darse cuenta le pone la misma excusa que el tipo de la película le ponía a su novia. Ella no se lo cree y se enfada. Él intenta convencerla. En un momento de la discusión ella le dice que ya no tiene ningún interés en seguir saliendo juntos. Se lo dice con las mismas palabras que utilizaba la chica que hacía de novia en la película. El hombre permanece en silencio. No le extraña la reacción de su novia. Como tampoco le extrañará lo que, a partir de entonces, fatalmente, habrá de suceder. Sabe lo que le espera, porque ha visto el final de la película.

Comentarios

  1. Hombre, sr. Ordaz, si se me permite..., si se le quita la última frase se entiende de todas formas y nos ahorramos una repetición de la palabra "película". Y si quería terminar el relato como una película, le sobraría con poner "habrá de sucederle al fin". Nunca "podo" escritos ajenos, pero esta vez no me he podido contener. Un saludo, y perdón por meterme donde no me llaman.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mí me parece una frase final necesaria y sumamente inquietante, porque hasta ese momento todo era una simple cuestión romántica. Pero a partir de ahí, uno puede imaginarse de todo.
    Muy bueno.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué interesante! A mí también me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  4. Reconozco que tuve dudas de suprimir o no la frase final, pero al final la mantuve, pensando un poco en la idea que expone Piquero. En fin,en este tipo de cosas no sabe uno si acaba o no acertando. Al final todo depende del gusto del lector.
    Gracias a todos por vuestros comentaruios.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…