Ir al contenido principal

Microrrelato

En las XI Jornadas Literarias de la Asociación de Escritores de Asturias, celebradas el pasado fin de semana en Pravia, tuve la oportunidad de leer, dentro de la sesión "Lo breve si breve...", el microrrelato titulado "El final de la película". A petición del distinguido público (bueno, en realidad de algunos del público) lo doy a conocer ahora en este blog. Helo aquí:


EL FINAL DE LA PELÍCULA

Un hombre llega a una ciudad para ver a su novia. Como le sobra tiempo antes de la cita, decide entrar en un cine. Se acomoda en su asiento, se apagan las luces y empieza la sesión. En la primera escena de la película se ve a un hombre que viene a una ciudad para ver a su novia.
El hombre se queda clavado en su butaca, como hipnotizado. Pasa el tiempo, y cuando se le ocurre mirar el reloj se da cuenta de que es la hora de la cita. Por unos instantes duda entre salir del cine y perderse el final de la película o continuar viéndola hasta que se acabe. Decide quedarse en el cine.
Una vez terminado el pase, el hombre sale corriendo hacia la cafetería donde habían quedado. Cuando por fin llega, su novia, cansada de esperar, está a punto de marcharse. Ella le recrimina el retraso. Él le pide disculpas. Sin darse cuenta le pone la misma excusa que el tipo de la película le ponía a su novia. Ella no se lo cree y se enfada. Él intenta convencerla. En un momento de la discusión ella le dice que ya no tiene ningún interés en seguir saliendo juntos. Se lo dice con las mismas palabras que utilizaba la chica que hacía de novia en la película. El hombre permanece en silencio. No le extraña la reacción de su novia. Como tampoco le extrañará lo que, a partir de entonces, fatalmente, habrá de suceder. Sabe lo que le espera, porque ha visto el final de la película.

Comentarios

  1. Hombre, sr. Ordaz, si se me permite..., si se le quita la última frase se entiende de todas formas y nos ahorramos una repetición de la palabra "película". Y si quería terminar el relato como una película, le sobraría con poner "habrá de sucederle al fin". Nunca "podo" escritos ajenos, pero esta vez no me he podido contener. Un saludo, y perdón por meterme donde no me llaman.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mí me parece una frase final necesaria y sumamente inquietante, porque hasta ese momento todo era una simple cuestión romántica. Pero a partir de ahí, uno puede imaginarse de todo.
    Muy bueno.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué interesante! A mí también me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  4. Reconozco que tuve dudas de suprimir o no la frase final, pero al final la mantuve, pensando un poco en la idea que expone Piquero. En fin,en este tipo de cosas no sabe uno si acaba o no acertando. Al final todo depende del gusto del lector.
    Gracias a todos por vuestros comentaruios.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…