Ir al contenido principal

Novela de combate


"En 1937, cuando Upton Sinclair publica ¡No psasarán!, es un autor consagrado, famoso por sus polémicas y exitosas novelas de fuerte carga social. El estallido de la Guerra Civil española le movió a escribir una novela que sirviera de soporte para un doble mensaje: explicar al lector medio estadounidense lo que se dirimía en los campos de batalla españoles y alertar del peligro que suponía para el mundo un hipotético triunfo del fascismo en España. Así pues, Sinclair ve la enconada lucha que se libra como la antesala de una guerra que trasciende los límites territoriales de un país y, como escritor comprometido que es, rompe una lanza en favor de la democracia."

(De la contraportada de ¡No pasarán! Un relato del sitio de Madrid, de Upton Sinclair. Traducción de F. Susanna Montaner y prólogo de Jorge Ordaz. Editorial Navona, Barcelona, 2011).

Comentarios

  1. El fascismo triunfó en Madrid, pero me parece que el mundo sigue sin notar el peligro que eso le supuso.

    ResponderEliminar
  2. Esto es precisamente lo que quería hacer ver Sinclair con su novela.

    ResponderEliminar
  3. Acabo de leerla y me parece muy interesante como documento histórico pero muy poco como novela. Los personajes son puros arquetipos y se nota que está escrita a toda prisa, como propaganda rápida y directa. La literatura, ausente. (Tú mismo lo dejas caer en el prólogo).
    En algunos aspectos me recordó "Madrid de corte a checa" pero lamento decir (lo lamento porque simpatizo más con la causa de Sinclair que con la de Foxá) que aquella sí es una buena, incluso excelente, novela.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. De acuerdo, José Luis. Es la misma impresión que tuve yo al leerla, y que en una forma más "suave" expresé en el prólogo. Ahora bien, como rescate de una obra prácticamente desconocida, de un autor poco conocido, me parece positivo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Sí, sí, eso no se cuestiona: es un documento, y muy elocuente.
    A ver si nos vemos por Asturias este verano, porque subiré pronto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Vale, J.L. Ya te escribiré.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.