Ir al contenido principal

Novela de combate


"En 1937, cuando Upton Sinclair publica ¡No psasarán!, es un autor consagrado, famoso por sus polémicas y exitosas novelas de fuerte carga social. El estallido de la Guerra Civil española le movió a escribir una novela que sirviera de soporte para un doble mensaje: explicar al lector medio estadounidense lo que se dirimía en los campos de batalla españoles y alertar del peligro que suponía para el mundo un hipotético triunfo del fascismo en España. Así pues, Sinclair ve la enconada lucha que se libra como la antesala de una guerra que trasciende los límites territoriales de un país y, como escritor comprometido que es, rompe una lanza en favor de la democracia."

(De la contraportada de ¡No pasarán! Un relato del sitio de Madrid, de Upton Sinclair. Traducción de F. Susanna Montaner y prólogo de Jorge Ordaz. Editorial Navona, Barcelona, 2011).

Comentarios

  1. El fascismo triunfó en Madrid, pero me parece que el mundo sigue sin notar el peligro que eso le supuso.

    ResponderEliminar
  2. Esto es precisamente lo que quería hacer ver Sinclair con su novela.

    ResponderEliminar
  3. Acabo de leerla y me parece muy interesante como documento histórico pero muy poco como novela. Los personajes son puros arquetipos y se nota que está escrita a toda prisa, como propaganda rápida y directa. La literatura, ausente. (Tú mismo lo dejas caer en el prólogo).
    En algunos aspectos me recordó "Madrid de corte a checa" pero lamento decir (lo lamento porque simpatizo más con la causa de Sinclair que con la de Foxá) que aquella sí es una buena, incluso excelente, novela.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. De acuerdo, José Luis. Es la misma impresión que tuve yo al leerla, y que en una forma más "suave" expresé en el prólogo. Ahora bien, como rescate de una obra prácticamente desconocida, de un autor poco conocido, me parece positivo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Sí, sí, eso no se cuestiona: es un documento, y muy elocuente.
    A ver si nos vemos por Asturias este verano, porque subiré pronto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Vale, J.L. Ya te escribiré.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).