Ir al contenido principal

Novela de combate


"En 1937, cuando Upton Sinclair publica ¡No psasarán!, es un autor consagrado, famoso por sus polémicas y exitosas novelas de fuerte carga social. El estallido de la Guerra Civil española le movió a escribir una novela que sirviera de soporte para un doble mensaje: explicar al lector medio estadounidense lo que se dirimía en los campos de batalla españoles y alertar del peligro que suponía para el mundo un hipotético triunfo del fascismo en España. Así pues, Sinclair ve la enconada lucha que se libra como la antesala de una guerra que trasciende los límites territoriales de un país y, como escritor comprometido que es, rompe una lanza en favor de la democracia."

(De la contraportada de ¡No pasarán! Un relato del sitio de Madrid, de Upton Sinclair. Traducción de F. Susanna Montaner y prólogo de Jorge Ordaz. Editorial Navona, Barcelona, 2011).

Comentarios

  1. El fascismo triunfó en Madrid, pero me parece que el mundo sigue sin notar el peligro que eso le supuso.

    ResponderEliminar
  2. Esto es precisamente lo que quería hacer ver Sinclair con su novela.

    ResponderEliminar
  3. Acabo de leerla y me parece muy interesante como documento histórico pero muy poco como novela. Los personajes son puros arquetipos y se nota que está escrita a toda prisa, como propaganda rápida y directa. La literatura, ausente. (Tú mismo lo dejas caer en el prólogo).
    En algunos aspectos me recordó "Madrid de corte a checa" pero lamento decir (lo lamento porque simpatizo más con la causa de Sinclair que con la de Foxá) que aquella sí es una buena, incluso excelente, novela.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. De acuerdo, José Luis. Es la misma impresión que tuve yo al leerla, y que en una forma más "suave" expresé en el prólogo. Ahora bien, como rescate de una obra prácticamente desconocida, de un autor poco conocido, me parece positivo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Sí, sí, eso no se cuestiona: es un documento, y muy elocuente.
    A ver si nos vemos por Asturias este verano, porque subiré pronto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Vale, J.L. Ya te escribiré.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.