Ir al contenido principal

William Goyen

William Goyen en Port Townsend, Washington, 1948

De todos los autores sureños que brillaron de forma especial en la segunda mitad del siglo XX, William Goyen (1915-1983) es uno de los más conspicuos, si bien es menos conocido que otros. La reciente publicación de La misma sangre y otros cuentos (La Compañía, 2011) puede muy bien servir a nuevos lectores de introducción a su peculiar obra.
Goyen nació en Trinity, Texas, -en su ficción, Charity-, y es en los escenarios de la parte oriental de este estado donde sitúa gran parte de sus fulgurantes narraciones. Su primera novela, La casa del aliento (1950), tuvo una gran acogida por parte de crítica y público, y mereció los honores de una traducción alemana del crítico Ernst Robert Curtius. Su segundo libro, la colección de espléndidos relatos Los fantasmas y la carne (1952), le reafirmó como uno de los más sobresalientes talentos de la generación de narradores americanos de la postguerra. Entre sus siguientes novelas destacan los títulos In a Farther Country (1955), The Fair Sister (1963) y Arcadio (1984), cuyo protagonista es un hermafrodita. También escribió obras dramáticas y poesía.
Los personajes de Goyen suelen ser individuos más o menos grotescos, de vidas trágicas, envueltos en situaciones estrambóticas. Elementos, todos ellos, característicos del llamado "gótico sureño". En La misma sangre, por ejemplo, encontramos unas hermanas barbudas, un hombre que tiene alojado en su muslo un gusano vivo y una negra blanca obispa de una secta. Sin embargo, y a pesar de su rareza, los protagonistas de Goyen representan, aunque de forma extrema, la mera sustancia de la condición humana.
"La vida entera -afirma Goyen por boca de uno de los personajes de Los fantasma y la carne- está dividida entre los espíritus y la carne. Nosotros, los humanos, somos en parte espíritu y en parte carne, pero diría que la parte del espíritu es la que más dura; las llamas llamean y se consumen, pero las cenizas quedan".

Comentarios

  1. Lo más recurrente para un escritor es la infancia y la juventud, los lugares donde descubrió algo del material de derribo con el que se construye la vida. Charity para Goyen o Morgana para Welty. Y sobre esas primeras experiencias se levantan obras en las que los lectores regresamos, también, a escenarios del pasado. Una cosa digna de investigación, proyecciones que se multiplican con cada nueva lectura. En fin, habrá que leer a Goyen.

    ResponderEliminar
  2. Alguien dijo mi patria es mi infancia o algo parecido, y Goyen no escapa a ello. Leerlo es toda una experiencia.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la información. Me recuerda un poco a su cuasi-coetáneo y compartidor de iniciales William Gaddis cuyo "Los reconocimientos" me había pasado inadvertido hasta el año pasado (lento que es uno)

    ResponderEliminar
  4. Como suele decirse, Dr. J, nunca es tarde si la dicha es buena.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por el comentario. Abrazos, Juan

    ResponderEliminar
  6. Gracias a vosotros por editar el libro.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Kerouac

Ayer se cumplieron cincuenta años de la muerte del escritor norteamericano Jack Kerouac, la gran estrella del firmamento beat. De hecho, el comienzo de la llamada "generación beat" puede datarse en 1957, al amparo de la publicación de su novela En la carretera y el lanzamiento del Sputnik por la Unión Soviética (de aquí la palabra beatnik que a partir de entonces definiría a los jóvenes rebeldes y disidentes culturales).
Se diría que el éxito mató a la generación beat prácticamente desde su inicio. De la noche a la mañana aspirantes a escritores considerados impublicables ocuparon las páginas de las revistas, fueron entrevistados en la radio e incluso salieron en televisión. El fenómeno fue fulgurante, pero duró poco. La cosecha fue escasa, pero auténtica. Sobre todo hubo poetas, muchos poetas. Narradores pocos, y que hayan quedado todavía menos: solo Kerouac y su mentor William S. Burroughs, aunque en rigor el autor de El almuerzo desnudo no pertenece a la misma "gene…

Portentosas lluvias

Según reza el subtítulo de Mil y una curiosidades (Barcelona, c. 1930) se trata de un "Archivo de cosas raras muy convenientes. Algo de todo. Noticias que no contiene ningún diccionario. Libro de utilidad y recreo. Agradable lectura para hombres y niños. Asuntos tratados sencillamente, sin alardes científicos ni pedantescos". Su autor, aunque no conste en la portada, fue el periodista y humorista aragonés Julio Víctor Tomey, autor, entre otras obras, de dos libritos cómicos: Cuadernicos baturros y Prosica baturra.
El volumen II de Mil y una curiosidades -que me facilitó mi amigo Josep Mª Sans- contiene un batiburrillo de noticias curiosas sobre diversos temas, desde el velocípedo al paragranizo pasando por el modo de ordeñar las vacas por medio de la electricidad. Incluye también referencias a algunos libros antiguos y raros, como Prodigiorum ac ostentorum chronicon, infolio publicado en Basilea en 1557, por "el sabio profesor de Heidelberg Teobaldo Wolffhar, que escri…