Ir al contenido principal

William Goyen

William Goyen en Port Townsend, Washington, 1948

De todos los autores sureños que brillaron de forma especial en la segunda mitad del siglo XX, William Goyen (1915-1983) es uno de los más conspicuos, si bien es menos conocido que otros. La reciente publicación de La misma sangre y otros cuentos (La Compañía, 2011) puede muy bien servir a nuevos lectores de introducción a su peculiar obra.
Goyen nació en Trinity, Texas, -en su ficción, Charity-, y es en los escenarios de la parte oriental de este estado donde sitúa gran parte de sus fulgurantes narraciones. Su primera novela, La casa del aliento (1950), tuvo una gran acogida por parte de crítica y público, y mereció los honores de una traducción alemana del crítico Ernst Robert Curtius. Su segundo libro, la colección de espléndidos relatos Los fantasmas y la carne (1952), le reafirmó como uno de los más sobresalientes talentos de la generación de narradores americanos de la postguerra. Entre sus siguientes novelas destacan los títulos In a Farther Country (1955), The Fair Sister (1963) y Arcadio (1984), cuyo protagonista es un hermafrodita. También escribió obras dramáticas y poesía.
Los personajes de Goyen suelen ser individuos más o menos grotescos, de vidas trágicas, envueltos en situaciones estrambóticas. Elementos, todos ellos, característicos del llamado "gótico sureño". En La misma sangre, por ejemplo, encontramos unas hermanas barbudas, un hombre que tiene alojado en su muslo un gusano vivo y una negra blanca obispa de una secta. Sin embargo, y a pesar de su rareza, los protagonistas de Goyen representan, aunque de forma extrema, la mera sustancia de la condición humana.
"La vida entera -afirma Goyen por boca de uno de los personajes de Los fantasma y la carne- está dividida entre los espíritus y la carne. Nosotros, los humanos, somos en parte espíritu y en parte carne, pero diría que la parte del espíritu es la que más dura; las llamas llamean y se consumen, pero las cenizas quedan".

Comentarios

  1. Lo más recurrente para un escritor es la infancia y la juventud, los lugares donde descubrió algo del material de derribo con el que se construye la vida. Charity para Goyen o Morgana para Welty. Y sobre esas primeras experiencias se levantan obras en las que los lectores regresamos, también, a escenarios del pasado. Una cosa digna de investigación, proyecciones que se multiplican con cada nueva lectura. En fin, habrá que leer a Goyen.

    ResponderEliminar
  2. Alguien dijo mi patria es mi infancia o algo parecido, y Goyen no escapa a ello. Leerlo es toda una experiencia.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la información. Me recuerda un poco a su cuasi-coetáneo y compartidor de iniciales William Gaddis cuyo "Los reconocimientos" me había pasado inadvertido hasta el año pasado (lento que es uno)

    ResponderEliminar
  4. Como suele decirse, Dr. J, nunca es tarde si la dicha es buena.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por el comentario. Abrazos, Juan

    ResponderEliminar
  6. Gracias a vosotros por editar el libro.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

El Centauro

Maurice de Guérin, nacido en 1810 en el castillo albigense de Caylar, en Andillac, y muerto en el mismo lugar poco antes de cumplir los veintinueve años, es uno de los más exquisitos poetas románticos franceses. Su obra, póstuma, es tan breve como corta fue su vida. Jules de Goncourt dijo que entre los poetas modernos solo Maurice de Guérin hizo el hallazgo de una lengua para hablar de los tiempos antiguos. También fue elogiado, entre otros, por Sainte-Beuve, Remy de Gourmont, Rilke y Mauriac.
En julio de 1954 se publicó en Albi (Tarn), en la Imprimerie Coopérative du Sud-Ouest, un librito de 44 páginas, en octavo, con su poema en prosa más celebrado, "Le Centaure", en el que un viejo compañero de Quirón, llamado Macareo, expone al adivino Melampo sus pensamientos sobre el paso del tiempo y evoca con nostalgia su vigorosa juventud. El poema fue dado a conocer por George Sand en 1840 en la Revue des Deux Mondes. 
La edición incluye, además del texto original, la traducción …