Ir al contenido principal

Congreso


Estos días pasados se ha celebrado en Gijón el Congreso Internacional "Jovellanos 1811-2011", el primero dedicado monográficamente al ilustrado asturiano. El congreso ha sido organizado por el Instituto Feijoo de Estudios del Siglo XVIII, y patrocinado por el Ayuntamiento de Gijón, la Consejería de Cultura del Principado de Asturias, Acción Cultural Española y Cajastur. En él han participado más de sesenta especialistas nacionales y extranjeros que, junto con los seis plenaristas -José Álvarez Junco, Vicent Llombart, Teófanes Egido, Pedro de Silva, Philip Deacon y Miguel Artola- han examinado y analizado, desde diferentes puntos de vista, la multifacética personalidad del ilustrado asturiano.
Se puede afirmar que, después del congreso, hay un poco más de luz sobre la figura de Jovellanos, pero aún sigue habiendo zonas de penumbra por iluminar. Pero esto, pienso, es propio de una figura compleja que tuvo que vivir en un país y en una época llena de luces pero también de sombras.

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).